icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
ECONOMÍA

El temor a una devaluación llega a los bonos con ajuste por el dólar y también a los clubes de fútbol

El temor a una devaluación llega a los bonos con ajuste por el dólar y también a los clubes de fútbol
Martín Guzmán, ministro de Economía. Banco, empresas y hasta clubes de fútbol quieren resguardarse ante una potencial devaluación (Foto: Archivo)

¿Hay que festejar que una emisión de deuda del gobierno con ajuste dólar tuvo sobredemanda?

El equipo económico que conduce Martín Guzmán festejó que se alzó con 137 mil millones de pesos lo que le sirve para cubrir parte del rojo fiscal en pesos y los vencimientos de deuda que tiene este mes, cercanos a los 250 mil millones.

En realidad no hay razones para descorchar champagne: los que compran ese título son tenedores de pesos que temen una devaluación, como empresas importadoras compañías de seguros obligadas a canalizar inversiones en pesos y algunos bancos que, al cancelarles el BCRA las Leliq, se quedaron con pesos ociosos y se refugiaron en ese papel.

La demanda de ese papel estuvo direccionada también. A los compradores no los une el amor por Argentina, sino el espanto por una devaluación.

Curiosamente Martín Guzmán, cuando reprogramó en febrero un título similar como el AF20 se excusó señalando que se trata de un título en dólares.

Ahora se la califica como deuda en pesos. Ante el temor a una mega devaluación, resultó este “Bono del Tesoro Nacional Vinculado al Dólar” un buen refugio. Si se lo paga al vencimiento en noviembre del 2021 hoy no importa: esa fecha es hoy largo plazo, casi como un bono Centenario al 2117.

El refugio en el dólar no tiene exclusividades: todos los sectores buscan protegerse ante el temor a una fuerte devaluación del peso. A mayoría de los compradores ya le fue vedado el acceso a la ansiada moneda norteamericana al tipo de cambio oficial.

A quienes importan bienes de consumo lo mismo: la excusa oficial aquí es que “se deben sustituir importaciones” y no usar divisas a tal fin. Los pagos de deuda de las empresas en dólares también están siendo trabados desde el BCRA.

Del otro lado del mostrador, están también quienes poseen dólares exportadores, y están obligados y emplazados a liquidarlos en la plaza local. Un paso previo a la exportación, lo constituyen los productores agropecuarios que acumulan en silobolsas parte de su cosecha de soja a la espera de mejor valor en el tipo de cambio. Por lo que venden, reciben pesos.

El importador se apura hoy para hacerse de dólares al cambio oficial, y el exportador demora al máximo su liquidación, para no traspasar a pesos su tenencia.

¿Qué pasa en el mundo fútbol?

El fútbol no está al margen de esta tendencia. Las transferencias al exterior son como exportaciones del agro para las normas cambiarias del BCRA y se aplican las mismas obligaciones a clubes a que al campo, es decir, los dólares deben liquidarse en la plaza local.

El periodista “Coco” Ramón de Radio La Red informó esta semana que los clubes de fútbol están vendiendo jugadores al exterior pero para evitar quedar rápidamente expuestos al alicaído peso argentino, están modificando mecanismos de transferencia.

Por ejemplo, las ventas de futbolistas se hacen con pagos en cuotas, para liquidar los dólares o euros que reciben los clubes en 2021, apostando a una mejora en el tipo de cambio.

Una buena finta. Paradojas de la Argentina: clubes y empresas en general piden a sus contrapartes en el exterior que los pagos no se efectúen al contado, sino en cuotas.

Otro mecanismo, o gambeta, es la de celebrar préstamos con opción a compra. El grueso del pago por la transferencia del jugador se hace a largo plazo, que en Argentina, son seis a 12 meses, cuando probablemente haya producido un salto en el tipo de cambio oficial. Boca con Iván Marcone, River con Lucas Martínez Quarta, y en general todos los clubes se están adaptando a los problemas cambiarios de la Argentina.

La “sustitución de importaciones” de las empresas también se aplica al deporte. La imposibilidad de pagar salarios atractivos en dólares aleja a jugadores de Colombia, Paraguay, Uruguay y deriva en que jugadores “made in Argentina” sean promovidos tras la finalización de los contratos de los extranjeros.

Toda ventana que se abre para cubrirse de una suba del dólar sirve hoy en la Argentina. No importa si se trata de ahorristas, empresas o clubes de fútbol.

Guillermo Laborda Foto
por Guillermo Laborda @GuillermoLabord
SUBIR

NWS

Ovación

Show