Violencia de género

Femicidio en Mendoza: un hombre confesó que mató a su mujer y arrojó el cuerpo en Papagayos

La víctima fue identificada como María Aida Oliva y era intensamente buscada por su familia. El autor del crimen lo confesó todo.
María Aida Oliva fue asesinada por su ex pareja y sus restros fueron arrojados en la zona sur de Mendoza

María Aida Oliva fue asesinada por su ex pareja y sus restros fueron arrojados en la zona sur de Mendoza

El femicidio de María Aida Oliva es el primero que se registra en Mendoza en lo que va del año. La víctima era intensamente buscada por sus familiares desde el martes.

Los detectives del caso habían empezado a sospechar de su ex pareja, Mario Castro, y cuando lo llevaron a interrogar se quebró ante los detectives y confesó todo.

La ex pareja de la víctima se presentó ante las autoridades y confesó que la mató y que descartó el cuerpo de María Aida en la zona de Papagayos, en Las Heras, al sur de Mendoza.

Una comisión policial se dirigió al sitio que el hombre les había proporcionado y localizaron los restos de la víctima. El trabajo fue hecho bajo las directivas de la fiscal de Homicidios Claudia Ríos, quien lidera la investigación.

Mario Ricardo Castro Herrera de 55 años quedó detenido en una dependencia policial y en las próximas horas un representante del Ministerio Público tendrá que definir su situación procesal.

Castro y Oliva se habían separado hace un año y medio. Ante esta pregunta el hombre se quebró y aportó el lugar donde estaban los restos de Oliva.

Tras el hallazgo del cadáver, el cuerpo será sometido a peritajes en la escena y posteriormente será trasladado al Cuerpo Médico Forense (CMF) para someterlo a la necropsia.

Maria Aida era intensamente buscada por su familia

El miércoles una de las hijas de la víctima realizó la denuncia por la desaparición de su madre en la Oficina Fiscal Nº 2 de la Comisaría Sexta.

Según comentó la joven, su madre se había dirigido a almorzar a la casa de uno de sus hermanos y después se retiró del lugar, desde entonces no volvieron a tener noticias de ella.

Trataron de comunicarse a su teléfono celular, pero aparecía apagado. También fueron a buscarla a su domicilio, en el barrio 26 de Abril, pero no había rastros de la mujer.

La hija de la víctima proporcionó fotos y datos para que la policía iniciara la búsqueda de su madre.

Se habló de