icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
FÚTBOL

"El bálsamo de los pueblos", o el empeño de Conmebol de disputar la Libertadores en las condiciones más insólitas

Alejandro Domínguez

Vuelve la Copa Libertadores y pareciera que habrá que jugarla por esto que el fútbol, como se lo dijo hace un tiempo el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, a los líderes de la región, será el “bálsamo de los pueblos” en medio de la crisis por la pandemia.

Será una copa tan atípica como condicionada. El fútbol argentino, protagonista habitual de la competencia, no juega hace exactamente seis meses. Y debe salir a la cancha.

La Conmebol ordenó la fecha y apuró los tiempos. Y aparecieron el brote en Boca y otros casos puntuales como Casco en River y Zaracho en Racing.

Como con este virus todos los días aprendemos algo nuevo, los protocolos fueron readaptados. Es por eso que despierta tanta polémica que el ministerio de Salud de Paraguay disponga el ingreso de los futbolistas de Boca que siguen positivos, aunque tengan el alta médica. Libertad presentó su reclamo y jugará bajo protesta.

Fred Nantes, director de competiciones de Conmebol, afirmó hace 15 días que jugador con hisopado detectable no puede subirse al avión para viajar a otro país.

Sin embargo, la Organización Panamericana de la Salud hace una clara diferenciación entre los PCR positivo de quienes están cursando la enfermedad y pueden contagiar a otros y aquellos que siguen dando positivo, pero son considerados recuperados porque ya no contagian. En este último grupo estarían la mayoría de los jugadores de Boca.

La dirigencia del fútbol sudamericano deja abierto estos criterios a las autoridades sanitarias de cada país, con lo cual si las disposiciones difieren el torneo queda alterado.

Otra disposición reglamentaria absurda es la de jugar de cualquier modo, si no pierde los puntos el equipo que no pueda presentar futbolistas por un contagio masivo. Para ello, se permitió ampliar a 50 futbolistas las listas de buena fe. Con sensibilidad y criterio, el técnico de River Marcelo Gallardo, haciéndose responsable de una posible situación de inferioridad, eligió solamente 30 nombres.

¿Se imaginan una final de América con uno de los equipos con juveniles porque su plantel principal está afectado por el virus? ¿Con qué decoro se podría presentar al mundo un espectáculo tan dispar como inaudito?

A Independiente Medellín-Caracas lo dirigirá un árbitro colombiano porque los asignados, de nacionalidad ecuatoriana, tienen el virus. Binacional recibirá a Liga de Quito en Lima, y no en la altura de Juliaca, donde ya fue a jugar San Pablo y perdió.

En el medio de tantas desprolijidades, aflora el orgullo del futbolista argentino que ante la adversidad saldrá a sublevarse. Seguramente Boca y River, frente a equipos que tienen varios partidos encima, buscarán estar a la altura. Racing recibirá a Nacional buscando imponer las condiciones que pueda. También, con más humildad, Defensa y Justicia y Tigre buscarán hacer lo propio.

El show en Sudamérica debe continuar. Los intereses del negocio por encima de cualquier aspecto. El juego como víctima. Y el futbolista argentino exponiendo su prestigio en las condiciones más insólitas.

por Hugo Balassone
SUBIR

Show

Más Noticias

NWS

Poder