icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
FÚTBOL

Javier Frana analiza el tenis en tiempo de coronavirus: "Viajar hoy es como irte a la Luna"

Javier Frana analiza el tenis en tiempo de coronavirus:
Javier Frana analiza el nuevo contexto del tenis.

“Viajar hoy es como irte a la Luna. ¿Quién sabe cómo será la entrada a los países? ¿Qué pasa con la cuarentena que hay que hacer cuando ingresas a muchas ciudades? Es cierto que la ATP y la WTA anunciaron el regreso de los circuitos masculino y femenino para el 8 de agosto, pero aún estamos esperando instrucciones para tener el panorama más claro. Por ejemplo, para entrar en Austria, llegás al aeropuerto, te hacés un examen de COVID, esperás 5 horas y te dan el resultado, previo pago de 190 euros. Si no querés pagar, vas dos semanas en cuarentena. Esta es la realidad hoy de un país, cada uno tiene su propio protocolo”, cuenta Javier Frana, en diálogo con A24.com

Tiene 53 años, fue número 30 del ranking mundial en singles, 14to en dobles. Junto a Christian Miniussi se colgó la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992. Doce años representó a la Argentina en Copa Davis, ganó 3 torneos en individuales y 9 en dobles. Finalista en Wimbledon en singles y campeón mixto en el All England, junto a Patricia Tarabini. Algunos de los logros de un hombre que hace más de dos décadas se luce comentando partidos de tenis en TV.

“Esto último empezó de casualidad. Siempre fui muy amigo de Carlos Mariani. Él era organizador de torneos y yo jugador. Cuando me retiro, lo encuentro en un evento solidario y ahí me pregunta si quiero comentar tenis en ESPN, él era el director de programación de la señal. Le digo que sí, a los 3 ó 4 días estaba trabajando, cubrí Roland Garros en 1998 y recién paré hace algunos meses, cuando me desvinculé de la empresa.

-¿Para hacer qué?

-Lo otro que me gusta es entrenar. Empecé en febrero de este año, también de casualidad. Jurij Rodionov fue uno de los 10 mejores juniors de su camada, pero después tuvo un andar errático en el profesionalismo. Hoy tiene 21 años, nació en Alemania, pero representa a Austria. Me recomendó Nicolás Massu, entrenador del también austríaco, Dominik Thiem. El papá del número 4 del mundo le pidió un consejo a Nicolás y allí surgió mi nombre. Tuvimos suerte, trabajamos unas semanas juntos en los Estados Unidos, jugo 3 torneos challengers, ganó 2 y pasó del puesto más allá del 300 al 166. La pandemia nos frenó.

-¿El efecto pandemia afecta más al tenista argentino?

-Al que vive en AMBA, sí. Imaginate no pueden agarrar una raqueta hace 3 o 4 meses. Cuando vuelvan a hacerlo, le salen ampollas, no tienen ni los callos formados. Schwartzman y Guido Pella son de Capital. Londero, por ejemplo, es de Córdoba y allí hay algunas ciudades en las que podés entrenar. En Estados Unidos, en el US Open, dicen que van a crear una burbuja. Los jugadores van a ir del complejo deportivo al hotel, nada más, y los organizadores le van a pagar una habitación para su entrenador o preparador físico, algo que habitualmente no sucede. Cómo te decía al comienzo, la duda siguen siendo los viajes y los ingresos a los países. Además, el calendario de los torneos challengers, las clasificaciones, el público…

-En Roland Garros autorizaron el 50 por ciento de capacidad en las tribunas

-Me cuesta imaginarlo. Hoy, nosotros vamos al supermercado con cautela, casi con paranoia (Frana vive en Pilar, Provincia de Buenos Aires). Acá no podemos salir a correr, dentro de dos meses, ¿se podrá jugar en Paris con tantos espectadores? La realidad me tapa, no puedo proyectarlo.

-¿Qué opinás del episodio Djokovic, donde 4 tenistas, dos entrenadores y 2 esposas de jugadores se contagiaron coronavirus?

-Se confiaron demasiado, cometieron muchos errores. Se podía competir, sí, pero seguramente no con esa cantidad de gente y sin protocolo. El mundo estaba esperando otro mensaje. Vos no podés ir a abrazar a otro tenista, sacarte fotos sin tapabocas, ir a bailar, a jugar al básquet. Faltó asesoramiento y las culpas fueron compartidas, mitad el gobierno y mitad los organizadores. Para Nole también fue un golpe. Él pensaba que con su mente, su energía y su confianza no se contagiaba. El mensaje fue: flaco, no estás blindado.

-¿Te sorprendieron las declaraciones de Guillermo Pérez Roldán?

-No. Tenemos casi la misma edad, Guillermo tiene 2 o 3 años menos que yo. Se sabía que era un padre que puteaba un poco de más, algo que para esa época, estaba semi permitido. Por ejemplo yo vi como el padre lo dejaba 2 horas y media jugando al frontón porque había perdido un partido que, en los pronósticos, debía ganar. Ahora, lo de la violencia física, no lo vi, pero obviamente, le creo a Guillermo. De hecho, hablé con él y me dijo que se animó a contarlo porque está muy bien, pasando uno de los mejores momentos de su vida.

-¿Sufriste acoso o violencia de parte de algún entrenador?

-No. Con los varones es más difícil. Y despúes está el apoyo, la educación y la contención familiar. Fijate que Mariano Zabaleta, con 20 años, pagó 100 mil dólares, que era un montón de plata, rompió el contrato con Raúl Pérez Roldán y se fue. Logró liberarse. El entorno es clave y Mariano tuvo lo que a otros le faltaron.

Javier Frana junto a Christian Minniusi ganaron el bronce en Barcelona 1992.
Javier Frana junto a Christian Minniusi ganaron el bronce en Barcelona 1992.

-¿Quiénes son los 5 tenistas argentinos más importantes de la historia?

-No me gusta hacer rankings, pero está Guillermo Vilas arriba de todo. Él popularizó el tenis en nuestro país. Fue muy exitoso cuando yo era chiquito. Lo respeto, lo admiro profesionalmente y personalmente es una persona íntegra y ética.

Gabriela Sabatini no puede quedarse afuera, no sólo los por los resultados, fue y será una de las imágenes femeninas de la historia del deporte argentino.

Después están Del Potro y Clerc, seguro y apenitas más atrás David Nalbandian y Gato Gaudio, aunque todo es muy subjetivo, de acuerdo al gusto de cada uno.

-No, ojalá surja la chance de volver a comentar, aunque sé que parece difícil. Mientras tanto, me divierto mucho haciendo unos Podcasts que se llaman Subidos a la Red. Allí estoy junto a Alex Corretja, español, ex número 2 del mundo, y Christian Mellara. Nos tomamos nuestro tiempo y hablamos con grandes personalidades del tenis. Salieron entrevistas buenísimas a Sabatini, Moyá y Chino Ríos, dos ex números 1 del mundo, entre otros.

-¿Tenés un referente en el comentario?

-No. Fui absorviendo cosas de muchos, alimentándome de diferentes personas, consultando, escuchando, suelo ver transmisiones en inglés, que entiendo, para tener otro panorama. Siempre fui un gran televidente de la Fórmula 1, Ayrton Senna fue mi ídolo. Y un día estaba viendo una carrera comentada por Carlos Reutemann. Era aburrida, llovía, hasta que el Lole dice, ¿ves la lucecita roja que se prende detrás del auto? Eso es para que sea detectado el vehículo por el que viene detrás. Si el de adelanto se la pega con una pared, el que viene atrás también. Lo tomé como un ejemplo, como hizo Lole ese día, intento ayudar a los que no estuvieron en una cancha de tenis, a interpretar los momentos de los partidos, los nervios, además de los golpes técnicos.

-Con la crisis que vivimos en el país, ¿qué vislumbrás para el futuro del tenis argentino?

-Nada bueno. Menos presupuestos para jugar, entrenar y viajar. La carrera de los chicos de 15, 16, 17 años estará condicionada por la realidad económica del país. Para hacer una gira necesitás 30, 40 o 50 mil dólares. Estoy seguro que habrá menos deportistas argentinos de elite, en los próximos años.

Y es una pena, porque acá nos enorgullecemos de nuestros deportistas. Fangio, Ginóbili, Scola, por su talento y dedicación, Cañas o Schwartzman por su garra, maratonistas, ciclistas. Hay 25.000 referentes deportivos, ojalá haya esa cantidad de políticos destacados. Nos iría mucho mejor.

por Darío D'Amore
En esta nota:
SUBIR

Show

Más Noticias

NWS

Poder