icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
FÚTBOL

La decisión de Messi o, mejor dicho, cuando lo imposible dejó de serlo

La decisión de Messi o, mejor dicho, cuando lo imposible dejó de serlo
Messi

Lo imposible sucedió. Messi se va del Barcelona. Noticia que jamás los futboleros pensamos o vimos probable. Tal vez porque no quisimos ver la realidad.

Nos resistíamos a ver el burdo desgaste del que era víctima el mejor jugador de este tiempo. Ya el fútbol reciente de la Champions ha dado evidentes muestras de lo imprescindible que es lo colectivo por encima de los genios. El coro sobre el solista. Es decir, en el Barcelona con Messi no alcanza y sin Messi no se puede. Como sucedió con el propio Leo muchas veces en la selección argentina.

La decisión de astro mundial fue tan premeditada como sustentable. El plan, intencional o no, para desalentar las energías de Messi fue sigiloso y constante. Desde contratar una empresa que dañara su imagen en redes sociales hasta fallar sistemáticamente en la política de contrataciones.

Duele que el último vals de Messi en su equipo haya sido tan traumático. Ni siquiera tuvo fuerzas para no irse con tan poco. Los grandes no se van con un 2-8. Sin embargo, todo resultó tan cuesta arriba que ni fuerzas de sobreponerse le quedaron como reserva.

Siempre escuché que los catalanes sabían como tratar a Messi, y que en la Argentina no lo merecíamos. Esta vez, tampoco ustedes lo merecieron.

Los desafíos que se le plantean a Messi fuera de Barcelona son tan impensados como inciertos. Los estímulos individuales sobrecargan la responsabilidad de sostener la corona. De navegar otras aguas con la misma destreza. De juzgar al pintor representando un estilo distinto.

El posible reencuentro con Guardiola en el Manchester City exigirá a ambos para mejorarse mutuamente. La Premier es una liga muy intensa de alto ritmo y con un equipo con obligaciones grandes. En este momento, Pep y Leo se necesitan para ser mejores.

Desde la competencia local, el fútbol francés si el Paris Saint Germain decide arroparlo, será menos hostil. Si deberá estar presto para asaltar el listón de definición de Champions. El Inter, con capitales chinos, se tienta en conquistar a Messi. El fútbol italiano podría desafiarlo con la poderosa Juventus de Cristiano Ronaldo.

Cuando se acabe el duelo, quedará la nostalgia de haber sido testigos del mejor equipo de todos los tiempos liderado por uno de los nuestros. Habrá que reescribir la historia que tuvo un giro inesperado. Una historia de amor profundo que el tiempo fue inexorablemente apagando. El desenlace lo propusieron los protagonistas, aunque los espectadores, inocentes, hayamos imaginado otro final.

por Hugo Balassone
SUBIR

Show

NWS

Poder