Qué pasó. Después de la goleada de Independiente en la Copa Argentina, se viralizó una imagen de los jugadores de Central Ballester esperando para cambiar camisetas en la puerta del vestuario del Rojo. En un diálogo en radio La Red quedó expuesta la polémica. 

El presidente de Ballester, Donato Lanzillota fue duro con el equipo de Avellaneda: "Los chicos esperaron descalzos y sin bañarse afuera del vestuario para cambiar camisetas. Nos hicieron sentir peor que a un mendigo".

Esta fue la charla entre Lanzillotta y Ariel Holan, DT de Independiente.

Holan: "En ningún momento quisimos ser despectivos, mucho menos con ellos que hicieron un esfuerzo muy importante porque muchos además de jugar al fútbol trabajan", dijo Holan.

Lanzillotta: "De vos sinceramente no tengo nada que decir. Sé que fuiste al vestuario a saludarnos, pero lamentablemente no es como vos decís. Yo estuve ahí, yo vi lo que pasó, a mí no me la contó nadie y te digo más, lamentablemente en esa foto donde están los chicos, entre ellos está mi hijo. Aclaro que yo no estoy haciendo esto por mi hijo, yo ni sabía que estaba esa foto, pero ellos están descalzos esperando que los atiendan. No te digo que la culpa la tuviste vos".

Holan: "Le pedí a un utilero que juntara las camisetas y que las cambiara así todos los chicos tenían su camiseta. Entré al vestuario y cuando salí para la conferencia los chicos ya no estaban. Es lo que traté de hacer y soy sincero, no chequeé cómo fue el intercambio, si fue exitoso o no.

 Lanzillotta: "Dijeron sí, en quince minutos entregamos y en ningún momento escuché esto que usted dice. Yo no me creo inferior a nadie, sí me sentí inferior. No yo, mis chicos porque yo si quiero te compro un equipo de camisetas, pero ese no es el hecho porque mis chicos fueron con la camiseta en la mano para entregársela a tus jugadores para hacer el cambio y tus jugadores en ningún momento fueron a nuestro vestuario. Y si los chicos no volvieron más fue por orden mía. Así que cada uno lo sienta a su manera, vos tendrás tus razones y yo las mías.