Los nuevos caballeros de la angustia y los riesgos de jugar con la teoría del dios argentino
Layer 1
MundialRusia2018

Los nuevos caballeros de la angustia y los riesgos de jugar con la teoría del dios argentino

Esta selección es bien argentina. Anda por los extremos. Genera amores y odios, hartazgos y adoraciones, decepciones e ilusiones. Así somos. Y así seremos. Con lo que nos hace vivir en la desmedida pasión todo: con lo bueno y lo malo.

Este equipo encontró virtudes dónde cada uno puede jugar. En ese cabildo abierto que fue la construcción del equipo, el inodoro estuvo en el baño. Cuando hubo que impostar algunas funciones, se les quitó comodidad a estos jugadores.

El espíritu de este equipo parece todo el tiempo jugar con la angustia. Los golpes milagrosos en su favor abonan a la teoría de "Dios es Argentino". ¿Alcanza para ganar un Mundial? Eso sólo no, pero le sirve para competir.

Por supuesto que la borrachera de la clasificación no debe dejar de reconocer que este equipo debe afianzar su rendimiento desde un mayor caudal de juego, con sociedades que le permitan reducir las transiciones de su rival. 

Francia será "de temer" a criterio de Sampaoli. Mbappé jugando entre Rojo y Tagliafico para desequilibrar en ese pasillo. El despliegue de Kante, al alternancia talentosa de Pogba y la figura de Griezman, que aún no brilló en su dimensión.

Sampaoli piensa en poner a Messi de "falso 9", esa función en la que alguna vez Guardiola en el Barcelona lo sedujo para hacerlo más goleador.

La presencia de Messi allí buscará quitarle referencia a los centrales de Francia como Varane y Umtiti que son muy fuertes en el mano a mano. Pavón, arrancando  desde atrás, implicará el factor sorpresa de la Argentina por la aceleración del jugador de Boca por el costado y por el apoyo que puede resultar para Messi para asistirlo desde el costado cuando este llegue a definir.

Se acaban las palabras. Y las especulaciones. Volvimos a enloquecer y soñar. Hace días armábamos valijas. Así es este equipo. Así es el Mundial.