Copa de la Liga

Papelón de River: perdió 2-1 contra Tigre en el Monumental y quedó eliminado en los cuartos de final

El River de Gallardo nunca le encontró la vuelta al partido y quedó afuera prematuramente de la Copa de la Liga. Duro revés para todo River.
River fue una sombra y quedó eliminado en cuartos.

River fue una sombra y quedó eliminado en cuartos.

River, el actual campeón del fútbol argentino, no podrá defender su corona ya que protagonizó un verdadero papelón en el Monumental: perdió 2-1 contra Tigre, equipo recientemente ascendido, y quedó afuera de la Copa de la Liga Profesional.

El 2-1 de Tigre contra River

Paulo Díaz cometió un grave error en la salida y Facundo Colidio no perdonó.

Embed

El 1-0 de Tigre contra River

El Matador sorprendió de entrada y, con un tanto de Mateo Retegui, le gana 1 a 0 a River en el Monumental.

Embed

El trámite del partido

Mateo Retegui y Facundo Colidio, éste tras un error garrafal del zaguero central chileno Paulo Díaz, marcaron para el equipo de Victoria, mientras que Enzo Fernández señaló la igualdad parcial para el local.

Con este resultado, Tigre se clasificó a las semifinales y enfrentará, el próximo domingo desde las 16 en cancha de Huracán, a Argentinos Juniors que eliminó en La Plata por penales a Estudiantes, .

El "Matador", que obtuvo su segundo triunfo en el Monumental Mas en toda su historia, dio la sorpresa con buen juego y muestras de carácter. Tigre realizó un primer tiempo perfecto. El equipo de Diego Martínez estuvo compacto, solidario en la marca y rápido para aprovechar los pases imprecisos de River.

Retegui avisó de entrada con un remate que Franco Armani desvió al córner. Pero en el segundo intento no falló. Cristian Zabala envió el centro para que el delantero desviara la pelota con la cabeza, ante la estirada insuficiente del arquero del seleccionado argentino.

La iniciativa de Tigre y el gol fueron una sorpresa monumental. River, que empezó sin su habitual posesión de la pelota, sintió el impacto.

El equipo de Marcelo Gallardo sólo dispuso de una ocasión muy clara en la primera parte. Ocurrió cuando, en tres toques, logró sortear la defensa de Tigre. Nicolás De La Cruz habilitó a Tomás Pochettino, quien quedó mano a mano con el ex River Plate, Gonzalo Marinelli, pero su definición salió cruzada y desviada.

Tigre, bajo la batuta de Sebastián Prediger, aprovechó los espacios que River dejó en ataque ante las erróneas decisiones de Esequiel Barco y Pochettino, y estuvo muy cerca del segundo.

David Martínez cortó con justeza cuando Zabala se disponía a definir en el área y Facundo Colidio le robó la pelota a Enzo Pérez en el medio para un remate que exigió a Armani. Poco después, el arquero atajó el cabezazo de Prediger, luego de un córner.

Tigre tenía muy bien estudiado a River y no cambió el libreto en el segundo tiempo. El equipo de Gallardo, con pocas ideas, jugaba en la cornisa y el "Matador" lo esperaba agazapado.

River, con paciencia, movió la pelota por el sector derecho. De La Cruz cedió para un solitario Enzo Fernández, quien sacó un disparo recto que se incrustó en el ángulo para el empate de River; imposible para Marinelli.

La gente de River se levantó para alentar en una noche que venía complicada, pero el equipo no lo aprovechó. El envión anímico de la igualdad se diluyó con el error grosero del chileno Díaz en la salida. Colidio interceptó la pelota y no perdonó ante Armani para el 2-1.

En la noche donde River jugó mal y lució nervioso por momentos, el error de uno de sus mejores valores significó todo un mensaje.

Mientras River tropezaba con Barco y Pochettino, Tigre se afirmaba con Ezequiel Fernández (otro ex Boca Juniors), Zabala, Colidio, Retegui, y especialmente con Prediger (también exboquense), pero también con la firmeza de Víctor Cabrera y Abel Luciatti en el fondo.

A un River sin ideas lo ganó la desesperación en el final. Todo el Monumental Mas reclamó un supuesto penal de Marinelli al ingresado Agustín Palavecino que no fue. Los minutos finales fueron de sufrimiento para Tigre porque River, con centros, fue por el empate que no llegó.

El pitazo final de Fernando Espinoza generó la algarabía lógica y justa de Tigre. Los hinchas de River aplaudieron igual a su equipo en una noche donde fue todo del "Matador".

Fuente: Télam

Embed

s