Willy Caballero habló del Mundial: “Todo el país quería que ataje Armani”
Layer 1
SelecciónArgentina

Willy Caballero habló del Mundial: “Todo el país quería que ataje Armani”

Qué pasó. El arquero de la Selección Wilfredo Caballero recordó, en una entrevista con TyC Sports, el mal momento que vivió tras el error que cometió ante Croacia, y que le costó al equipo de Sampaoli el primero de los tres tantos recibidos ante los balcánicos. El 1 del Chelsea también se refirió a la preferencia de la gente por Franco Armani.

"Son cosas que suceden en los entrenamientos, en los partidos, y me pasó a mí. No se pueden controlar esas cosas. Lo asumo con toda la responsabilidad porque era un golpe muy duro para todos. Se dio en el peor momento y después no tuve la oportunidad de la revancha. Cuando uno comete ese tipo de errores lo que más quiere es jugar otra vez para sacarse esa espina y que todos vuelvan a confiar en uno, pero no la tuve. De mi lado traté de apoyar a Franco y sumar desde ese lado".

"La decisión del mister (Sampaoli) hay que respetarla. Yo ya intuía que salía por los entrenamientos y por la prensa que iba a hacer ese cambio, pero Sampaoli vino y me lo dijo. Tuvo la valentía de decírmelo. Lo que nos dijimos quedó entre nosotros. Se armó una burbuja muy fuerte con respecto a mí y el entrenador. Él tomó su decisión y yo tuve que respetarla, ¿qué voy a hacer? Por más ganas que tenía de demostrar que valía, ya está. Había que pasar página y pensar en el siguiente partido".

(Sobre el uso del pie) "Lo primero que te enseñan es a atajar, traté de demostrar siempre que que conseguí algo fue atajando. Gracias a Pellegrini y a Guardiola comencé a hacer jugar a la defensa y eso convenció a Sampaoli, que creía que de esa forma podía jugar mejor. Lo más importante es atar y si jugás bien con los pies, es un extra. Si no, ni calificás para ir al Mundial".

"No entendí mucho por qué me criticaron tanto. era bastante desmedido, no irrespetuoso pero desmedido. Después se tornó irrespetuoso cuando cometí el error. La gente, el país quería que atajara Armani, que era entendible, pero el que tomaba la decisión era del entrenador. Fue duro para mí, pero más para mi familia, con malos deseos, muy irrespestuoso. Convivimos con ello, pero se cruzó un límite".