Causa por amenazas y hostigamiento

"Pepín" Rodríguez Simón gana tiempo para evitar rendir cuentas ante la justicia argentina

Una jueza uruguaya lo benefició rechazando la solicitud de detención y priorizando su petición de convertirse en refugiado. La polémica estrategia del exasesor y operador político de Macri parece tener éxito tras la suspensión del proceso de extradición.
por Rosario Bigozzi |
Fabián Pepín Rodríguez Simón.

Fabián "Pepín" Rodríguez Simón.

Para Fabián "Pepín" Rodríguez Simón fue una buena noticia que la justicia uruguaya decidiera suspender su proceso de extradición hasta que quede firme la resolución sobre su calidad de refugiado. Un allegado al ex asesor de Macri consultado por A24.com, lo interpretó como un logro decisivo en su estrategia de defensa para evitar comparecer en Comodoro Py, en el marco de la causa denominada “mesa judicial”.

El dictamen de la jueza penal Adriana Chamsarián le permitirá ganar tiempo en libertad. Mientras tanto, en los Tribunales de Montevideo en los próximos días el expediente por el planteo de asilo político, hasta que se agoten todas las instancias, y únicamente ante un eventual fracaso, le tocaría enfrentar el juicio por extradición.

En Montevideo, “Pepín está solo y muy tranquilo, sobre todo después de que rechazaron su pedido de detención” para trasladarlo a la Argentina a prestar declaración indagatoria ante la jueza María Servini por el caso que investiga presunto hostigamiento y ahogo financiero del Grupo Indalo.

Sobre su determinación de evadir a la justicia argentina, el entorno de Rodríguez Simón respondió a A24.com que “no se trata de fuegos artificiales, sino de un plan serio”. A su vez, lo describió como “un abogado muy inteligente capaz de analizar situaciones a largo plazo con éxito”.

Destacó que, con su maniobra, “Pepín” no estableció “un agravio al Estado argentino, sino que cuestionó la causa concreta y la capacidad de la querella de hacer torcer el proceso y poner en riesgo su libertad.”

La táctica de "Pepín" Rodríguez Simón

Como sea, desde Buenos Aires muchos actores de la justicia opinan que la táctica de Simón es una “patraña”. Señalan que “victimizándose como un perseguido político pretende inventarse una tregua”, aunque tarde o temprano deberá dar explicaciones.

La justicia de Montevideo tiene dos expedientes abiertos con el nombre Rodríguez Simón en la carátula. El original con el pedido de extradición desde Argentina, que quedó “en suspenso'', y por otro lado el extraído de esa causa, con la solicitud de calidad de refugiado.

A partir de ahora, la jueza Chamsarián notificará a la Comisión de refugiados (CORE) para que emita un dictamen no vinculante. Si resuelve a favor de otorgarle ese estatus, Pepín habrá ganado la partida, y si rechaza, tendrá la opción de apelar hasta que la Corte Suprema Uruguaya lo deje firme.

Además, el Estado argentino no tiene parte en este proceso, en tanto que el fiscal Ricardo Lackner, ya anticipó que para el Ministerio Público Fiscal esta cuestión no es de su competencia.

El proceso de refugiado debe ser confidencial, por lo que cada etapa deberá ser en modo presencial y con copias físicas, evitando su circulación por la vía digital. En medio de la pandemia por el Covid-19 podría demorar aún más la respuesta.

Ante la consulta de A24.com, aclararon que no será el gobierno de Luis Lacalle Pou el encargado de definir si le otorga el asilo político. La última palabra la tendrá la justicia.

Según afirmaron “el decisor jurisdiccional será la jueza Chamsarián, y el decisor técnico será la CORE, una comisión de expertos que si bien está integrada por algunos representantes del estado uruguayo, su independencia técnica es un valor muy respetado”.

Recordemos que la CORE es el órgano que se ocupa de decidir sobre las solicitudes de reconocimiento de la condición de refugiado y está presidida en Montevideo por Cancillería e integrada por un representante de Migraciones, Diputados, ACNUR, el Servicio ecuménico, la facultad de derecho, y una organización no gubernamental.

El exhorto de la jueza Servini para detener a "Pepín" Rodríguez Simón

En cuanto al exhorto que liberó la jueza Servini para detener a Rodríguez Simón y traerlo a la Argentina a declarar, nunca fue incluido por la Interpol en la lista de las alertas rojas.

El organismo internacional de policía observó el requerimiento por imprecisiones e inconsistencias formales, y lo remitió de regreso a Comodoro Py. A pesar de que desde el juzgado de Servini respondieron con los detalles de la causa, el trámite quedó trabado, y con la inauguración del proceso judicial por extradición el jueves pasado, ya es nulo.

“Pepín” estaba en Uruguay cuando inició esta polémica estrategia pidiendo convertirse en exiliado, y por eso debió renunciar a su estatus de residente en ese país. Tras anunciar que planeaba evadir la citación judicial por temor a ir preso, obligó a que la jueza Servini lo declarara en rebeldía y ordenara su captura internacional.

Luego intentó ampararse con un hábeas corpus, tras denunciar que “había sido fotografiado por personas desconocidas", pero fracasó cuando los tribunales orientales no encontraron fundamento.

Ahora se juega la petición de refugio en la justicia, que si no resulta a su favor, lo conducirá al último tramo de su proyecto para evitar ser procesado en nuestro país. No obstante, puede calcular a su favor hasta dos o tres años de ventaja, mientras en Buenos Aires todavía continúan las indagatorias de exfuncionarios de AFIP.

En la causa que investiga en Comodoro Py una supuesta “mesa judicial”, que impulsó procesos penales contra el Grupo Indalo, y que llevó a la cárcel a Cristóbal López y a Fabián De Sousa, junto con Fabián Rodríguez Simón, también están imputados Mauricio Macri, su ex jefe de asesores José Torello, el ex secretario de coordinación Mario Quintana, y los ex directores de la AFIP Alberto Abad, y Leandro Cuccioli.