icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --

Inglaterra vs. Australia: un clásico de la Copa del Mundo

Inglaterra vs. Australia: un clásico de la Copa del Mundo
Inglaterra vs Australia

Cuando ambos equipos se encuentren en Oita el próximo sábado, el Inglaterra-Australia se convertirá junto con el Francia-Nueva Zelanda y el Australia-Gales, como uno de los tres partidos más jugados en la historia de las Copas Mundiales de Rugby con siete encuentros entre ambas selecciones.

Tras seis enfrentamientos, el partido de cuartos de final romperá el empate a tres victorias para cada uno. Más igualado imposible: De los 50 partidos que han disputado desde 1909, los Wallabies han ganado 25, Inglaterra 24 y solo hubo un empate, por lo que el XV de la Rosa podrá igualar el récord histórico si vence el sábado.

En una mirada para los nostálgicos, repasamos algunos de los clásicos de la RWC entre Inglaterra y Australia antes de su enfrentamiento en Oita.

Final de la Copa Mundial de Rugby 1991, Twickenham (Inglaterra 6-12 Australia)

Inglaterra cambió su táctica. En vez de confiar en sus forwards, trató de emparejar las amenazas exteriores de Australia, especialmente en las puntas. Una decisión que se fue producto de las burlas de David Campese acerca del juego inglés.

Irónicamente, el try de los Wallabies vino de un maul tras una rápida carrera del centro Tim Horan que convirtió una oportunidad de ataque de Inglaterra en un line a cinco metros a favor de Australia.

Con Inglaterra desatada a por el try, Campese cometió un penal por knock on intencional tratando frenar el pase del ala Peter Winterbottom al wing Rory Underwood que, posiblemente, hubiera cruzado el ingoal.

Era un momento clave del partido e Inglaterra persistía en su intento de ganar metros sin embargo, un penal de Jonathan Webb desbarató el avance de los locales. Hasta el final, Inglaterra se desesperó buscando el try de la victoria pero Australia no cedió.

Cuartos de final de la Rugby World Cup 1995, Ciudad del Cabo (Inglaterra 25-22 Australia)

Que Inglaterra venza a Australia en una RWC gracias a un drop suena familiar. En esta ocasión, fue Rob Andrew el héroe en Newlands

El sobre pique, estimado que de más de 45 metros, fue alto y entre los palos a los 82 minutos y 35 minutos de juego aunque aún les quedó a los Wallabies una oportunidad de atacar antes de que el referí declarara el final de un partido.

Inglaterra vencía por 13-6 en el descanso gracias a un try de Tony Underwood pero los Wallabies empataron a 13. Andrew y Michael Lynagh elevaron el marcador penal a penal hasta el empate a 22 con el tiempo acabándose.

Australia tuvo su oportunidad en la botas de David Campese, que trató, también de pasar un drop antes de que Andrew lograra una de las mejores patadas de su carrera.

Final de la Rugby World Cup 2003, Sidney (Australia 17-20 Inglaterra)

El mejor momento de la historia del rugby inglés, convirtió a un único hombre, Jonny Wilkinson, en un ídolo nacional. El drop que pasó con su pierna menos buena, la derecha, con 26 segundos de la prórroga todavía por jugar, pagaron a Inglaterra la revancha de haber perdido la final de 1991 en su casa.

Fue un partido vibrante en el que Clive Woodward y Eddie Jones enfrentaron sus maneras de entender el rugby. Los dos equipos fueron tan parejos que solo algo extraordinario como el drop de Wilko, pudo decantar la balanza.

Wilkinson protagonizó el momento mágico, pero fue Jason Robinson quien anotó el try de Inglaterra luego de que Lote Tuquiri le batiera por alto minutos antes tras una patada al wing Wallabie del apertura Stephen Larkham.

El partido estaba empatado a 14 al final de los 80 minutos y 17-17 hasta que Matt Dawson realizara el pase más importante de su carrera que permitió a Wilkinson perfilarse de derecha. Un drop para la gloria.

Cuartos de final de la Rugby World Cup 2007, Marseille (Australia 10-12 Inglaterra)

La defensa del título de Inglaterra sufrió un primer revés con una temprana derrota ante Sudáfrica en la fase de grupos, unos Springboks contra los que perderían de nuevo en la final.

El equipo de Brian Ashton trató de convencer a quienes dudaban de que podían ser candidatos para ganar dos títulos seguidos cuando eliminaron a Australia en Marsella.

El gigante pilar Andrew Sheridan, en la imagen, dio a los Wallabies todo tipo de problemas y Wilkinson, de nuevo, se mostró como el tormento de los Aussies al pasar cuatro de siete penales.

"Fue nuestro peor partido de todo el torneo", afirmó el entrenador de los Wallabies, John Connolly. "Nuestro no scrum no funcionó e Inglaterra controló los puntos de encuentro". Lote Tuquiri anotó un try de nuevo, pero fue causa perdida.

Fase de grupos de la Rugby World Cup 2015, Twickenham (Inglaterra 13-33 Australia)

Inglaterra sufrió la ignominia de ser el único equipo anfitrión de una RWC en no pasar a cuartos de final tras sendas derrotas ante Gales y Australia. Significó la partida de Stuart Lancaster y la llegada de Eddie Jones.

En el primer partido en la fase de grupos entre estos dos equipos desde la victoria de Australia por 19-6 en 1986, los Wallabies permanecieron ajenos a los problemas de Inglaterra mientras celebraban los dos tempraneros tries de Bernard Foley, que acabaría ese encuentro con 28 puntos al sumar, además, cuatro penales y tres conversiones.

Foley castigaba cada error de Inglaterra para irse al descanso ganando por 17-3 ante un Twickenham enmudecido. Inglaterra inició una tímida remontada gracias a un try de Anthony Watson pero una amarilla a Owen Farrell cortó cualquier intento de mantenerse en carrera. A la postre, sería Matt Giteau quien había regresado al seleccionado para esa RWC quien se dio el gusto de zambullirse en el ingoal para definir el encuentro.

SUBIR