Actividad aeroespacial

Cayó el cohete chino que estaba fuera de control: se desintegró sobre el Océano Índico

Tras varias especulaciones y días de incertidumbre, la mayor parte de la aeronave de 18 toneladas quedó destruida al ingresar a la atmósfera.
Tras días de incertidumbre

Tras días de incertidumbre, finalmente cayó el cohete chino que estaba fuera de control.

Tras días de incertidumbre, finalmente el cohete chino que se encontraba fuera de control se desintegró, en su mayoría, sobre el Océano Índico. Según el Comando Espacial de los Estados Unidos, la aeronave de 18 toneladas "entró sobre la península Arábiga a alrededor de las 02H15 GMT del domingo".

La Agencia Espacial de vuelos tripulados de China informó, mediante un comunicado, que "según la supervisión y el análisis, a las 10H24 (02H24 GMT) del 9 de mayo de 2021 la primera etapa del cohete portador Larga Marcha 5B ha vuelto a entrar en la atmósfera" y se desintegró sobre el Océano Índico, más específicamente cerca de las Maldivas.

Por su parte, el Comando Espacial estadounidense señaló que la aeronave "entró sobre la península Arábiga a alrededor de las 02H15 GMT del domingo" y que, tras desintegrarse, aún "no se sabe si los restos han caído en tierra o en agua".

cochete.png
Durante días, el cohete chino fuera de control alertó al mundo entero.

Durante días, el cohete chino fuera de control alertó al mundo entero.

"Todos los que siguen el regreso de #LargaMarcha5B pueden relajarse. El cohete ha caído", aseguró Space Track, la red de vigilancia espacial de norteamericana, al confirmar el ingreso del objeto a la atmósfera tras relevar datos militares estadounidenses.

Luego de que el gigante asiático informara la caída descontrolada de este objeto, un vocero del ministerio chino de Relaciones Exteriores, Wang Wenbin, aseguró que "la probabilidad de causar daños a las actividades aéreas o (a las personas, construcciones) en tierra es extremadamente baja", siendo que el pasado año los restos de otro cohete Larga Marcha se habían estrellado sobre aldeas de Costa de Marfil, provocando daños, pero no heridos.

Lloyd Austin, secretario de Defensa estadounidense, afirmó la pasada semana que Estados Unidos no tenía intenciones de destruir el cohete, aunque apuntó contra China al señalar que no había planificado detalladamente su lanzamiento.

El astrónomo de Harvard, Jonathan McDowell, se expresó en redes sociales en sintonía con el funcionario norteamericano y afirmó que, pese a que "una entrada (en la atmósfera) sobre el océano siempre ha sido estadísticamente lo más probable", tras estos hechos "parece que China ha ganado su apuesta (salvo que tengamos noticias de partes caídas en Maldivas). Pero aún así fue imprudente". "El hecho de que una tonelada de trozos metálicos caiga sobre la Tierra a cientos de km/h no es una buena práctica, y China debería revisar el diseño de las misiones Larga Marcha 5B para evitar esto", completó.