Escándalo tras la entrevista en TV

Meghan Markle, en la mira de la corona británica y la Reina

Las declaraciones de la exactriz ante Oprah Winfrey cayeron como una bomba en la realeza británica, acusada de racismo
09 de marzo de 2021 - 12:03
La casa británica guarda silencio luego de la explosiva nota de los duques de Sussex (Foto: AP)

La casa británica guarda silencio luego de la explosiva nota de los duques de Sussex (Foto: AP)

La Corona británica aún permanece en silencio. Sigue a 48 horas de haberse conocido la explosiva entrevista de los duques de Sussex con la animadora norteamericana Oprah Winfrey. En especial, porque Meghan Markle habló claramente de racismo cuando, a sus espaldas, la Casa de Windsor discutió qué pasaría con el linaje si Archie, el primogénito del príncipe Harry, nacía con tez oscura.

Oprah Winfrey aclaró que Harry pidió encarecidamente que quedara bien en claro que ni la Reina Isabel II, ni su esposo, Felipe, participaron de esas reuniones, que todos condenan desde que se puso al aire la entrevista.

Ni siquiera la declaración de los momentos en que el suicidio merodeó la mente de Meghan causaron tanto impacto como esta acusación de racismo.

Meghan Markle dijo que hasta se pensó en quitarlo de la línea sucesoria y no darle el título de príncipe, solo por no ser blanco.

Para que no quedaran dudas de la situación de la pareja dentro del palacio real, Harry precisó que las cuestiones de racismo fueron de las más determinantes para tomar la decisión de dejar a la Casa real e instalarse al otro lado del Atlántico, en Canadá y los Estados Unidos.

El contraataque

Un contraataque espera la prensa británica desde que escuchó la entrevista que se emitió el domingo por la noche en la cadena CBS. Tal fue el suceso, que la cadena privada británica ITV, la repitió este lunes por la noche.

El conservador diario The Times publicó que la monarca, Isabel II, se habría negado a firmar una declaración preparada por responsables de la casa real para rebajar las tensiones expresando el amor de la familia por Enrique y Meghan.

"Parece que quería más tiempo para considerar su respuesta", señala el Times. Tal vez por eso, la insistencia de Harry de dejar fuera de las discusiones racistas a su abuela.

El Daily Telegraph, calificó como "respuesta instintiva" el silencio que se prolonga en la familia real. Lo mejor es dejar pasar el tiempo para ver cómo decantan los hechos.

El que avanzó un poco más fue el Daily Mail. Publicó que la reina, desde el Castillo de Windsor, aislada por la pandemia, ha tenido conversaciones con el príncipe Carlos, su hijo de 72 años. Es el primero en la línea sucesoria y además, el padre de Harry.

Esta mañana, Carlos asistió a un centro de vacunación, pero fue rápidamente alejado de la prensa que quiso tener una primera declaración suya.

La opinión pública, dividida por edades

El primer sondeo tras la entrevista, hecho por YouGov, reveló que el 36% de los encuestados apoya a la reina Isabel II y a la familia real, mientras que el 22% se mostró a favor de la exactriz estadounidense y de su marido, sexto en el orden de sucesión al trono británico.

Pero las simpatías varían con los grupos etáreos: el apoyo a los duques de Sussex es más fuerte entre los jóvenes de 18 a 24 años (48%) que entre los mayores de 65 (9%). Estos últimos están en un 55% a favor de la familia real, frente al 15% de los más jóvenes.

Mientras tanto, desde el palacio de Buckingham no se oye ni el vuelo de una mosca.