Fútbol argentino

Las confesiones de Leonel Nuñez: las drogas, el despilfarro de dinero y la causa por la que estuvo cuatro meses preso

El exfutbolista de 36, padre de ocho hijos y con uno en camino, intenta rehacer su vida tras salir del penal de Marcos Paz. El Gordo afirma que tomó pésimas decisiones y tuvo malas compañías.
Leonel Nuñez intenta rehacer su vida.

Leonel Nuñez intenta rehacer su vida.

La carrera de Leonel Nuñez podría decirse que fue de mayor a menor. Sus buenos rendimientos en Argentinos e Independiente lo catapultaron a Europa primero y a Ecuador e Indonesia después hasta un último paso por Nueva Chicago que fue el cierre de una serie de vaivenes imposibles de sobrellevar.

A mediados de 2018 a Nuñez le dijeron en el Torito que ya no lo tendrían en cuenta y se retiró del fútbol sin saberlo. Sólo un año después, en julio de 2019, fue acusado de "uso de documento público falso". El ya fallecido juez Claudio Bonadío le dictó por entonces la prisión preventiva por entender que había peligro de fuga. Y el Gordo terminó en Marcos Paz.

“Fui preso por comprar un auto mellizo, yo no tenía nada que ver, por suerte ahora está todo resuelto. Estuve cuatro meses preso en la cárcel de Marcos Paz; la vida ahí es muy dura, parecía que estuve cuatro años”, afirmó el exdelantero en entrevista con Súper Mitre Deportivo.

“Al vecino que me estafó lo veo todos los días porque vive al lado de mi casa, pero no tengo rencor con nadie”, aclaró Nuñez. Su causa judicial se inició cuando un conocido lo denunció por haberle vendido un auto “trucho” que tenía pedido de captura desde 2013 y se agravó cuando, en el contexto de esa causa, el ex futbolista presentó ante la Justicia un certificado de propiedad falso.

Nuñez contó además que consumió drogas, pero que logró salir: “Nadie le pone una pistola en la cabeza a nadie para que se drogue, eso está en uno. Estuvo a punto de entrar, pero gracias a mi señora y a mi familia le dije que no.He probado, pero cuando ya estaba delirando mi señora supo ubicarme. Me creía que era un juego, pero no es un juego, es muy malo para cualquier ser humano”.

Leonel busca la explicación en su entorno. “Estaba con malas compañías en ese momento, no venía bien con el fútbol, pero fue poquito tiempo y gracias a mi familia pude salir de todo”, reflexionó.

Ese ritmo de vida lo llevó también a decidir mal en cuanto al dinero que ganaba: “Malgasté plata en coches y también en gente que después me dio la espalda. Cambié 11 autos en un año y ahora no tengo ninguno”.

“Si no hubiese malgastado la plata hoy tendría diez departamentos en Puerto Madero, pero ahora recién estoy terminando mi casa en Bajo Flores”, que además es padre de 8 hijos y tiene un noveno en camino. El lamento respecto al dinero tiene que ver con lo que puede y no puede darles a ellos.

Tras salir de prisión, Argentinos le abrió las puertas y hoy Núñez es el ayudante de campo del equipo de futsal femenino de Argentinos.

Se habló de
s