Casos de éxito

La historia familiar de la empresa que produce arroz premium en Entre Ríos

Laura Varese forma parte de la tercera generación de la compañía mesopotámica de La Paz, sobre el Río Paraná. Trayectoria, tradición y presente.
Lionel Paredes
por Lionel Paredes |
Laura Varese es la tercera generación de los que hacen Tacuarita en Entre Ríos. (Foto: Tacuarita)

Laura Varese es la tercera generación de los que hacen Tacuarita en Entre Ríos. (Foto: Tacuarita)

Audio nota
Escuchá la nota completa.
1 1.5 10 10

Powered by Thinkindot Audio

En nuestro país, la producción arrocera es una de las tantas economías regionales que le dan vida al Litoral argentino.

La lista se amplía y se completa con la producción de cítricos dulces, la de yerba mate, la del ovino, la avicultura, la ganadería vacuna y también la agricultura extensiva.

Está en una zona muy rica, con un recurso que es fundamental en la producción de arroz: “el agua”.

Eso fue lo que impulsó al abuelo de Laura Varese a comprar un campo en la localidad entrerriana de La Paz, sobre el Río Paraná. Luego fueron por un molino para agregarle valor a la cosecha.

Trayectoria y tradición

De los cinco hermanos, dos conforman hoy la tercera generación de la familia Varese, que se dedican a producir y vender en el mercado interno y externo bajo la marca “Tacuarita”, que es la primera marca premium de la firma Duval Flores.

Entre las variedades que cosechan hay arroz largo fino, doble carolina, fortuna, mochi y hasta yamaní.

Para Laura Varese, gerente de producción e industrialización, “el objetivo de la empresa es seguir con la producción de una punta a la otra, desde la semilla a la mesa del consumidor”.

Arroz 2.jpg

La empresa entrerriana ya tiene 90 personas trabajando en relación de dependencia, a las que suma varios puestos de trabajo más en forma indirecta.

“Tenemos un sentido de pertenencia y arraigo fuerte a esta sociedad, valoramos mucho la mano de obra porque sin ellos la empresa no crece y por eso seguimos apostando a pesar de la coyuntura, de la pandemia y de los vaivenes de la economía”, agrega.

“Esos vaivenes, definidos por los altos costos de la actividad y las políticas erráticas de los gobiernos para estas economías regionales, vienen complicando el resultado económico de la actividad y expulsando a los productores de menor superficie en Entre Ríos. Y es que es mucho el dinero en juego como para sufrir sobresaltos: producir una hectárea de arroz implica una inversión de 1.000 dólares”, explica.

Arroz3.jpg

Y aclara que "la cifra final depende de cómo se riegue el campo, aunque ése es el promedio en la región”.

“A estos costos hay que sumarle también la presión impositiva, que va entre las retenciones que son de 5%, cuando la rentabilidad promedio del negocio arrocero deja un margen menor a ese porcentaje”, advierte.

El rumbo del negocio

La empresa hoy tiene una producción anual de 10.000 toneladas, abasteciendo al mercado interno y al externo.

En lo que se refiere al mercado externo, hoy en día la empresa exporta a Jordania y Turquía arroz doble variedad Fortuna. Los largos finos mayormente a Chile, a Brasil, Bolivia, Irán, entre otros.

“Todo el arroz que elaboramos en la planta es sembrado y cosechado por nosotros en los campos de La Paz, Provincia de Entre Ríos. Se sigue la trazabilidad desde la semilla hasta la mesa del consumidor”, enfatiza.

En el 2022, hubo una mejora de 30% en el precio internacional del arroz, que ahora promedia los 450 dólares por tonelada de la variedad largo fino.

Esta suba se debe a la consecuencia de algunos cambios en el comercio mundial, como por ejemplo la decisión de Vietnam de limitar sus exportaciones en tiempos de pandemia.

“En esta carrera entre costos y precios, el precio fue ganando, pero la situación es dura”, comentó la productora de La Paz. Además, destaca que en estos meses también se produjo una mejora en el consumo interno de arroz, debido al interés de la población por hacerse de alimentos en el arranque de la pandemia y porque “la crisis económica vuelve a fortalecer la presencia de hidratos de carbono en la mesa”, finaliza.

Se habló de
-

Últimas Noticias

s