INVESTIGACIÓN

La NASA revelará muestras claves para entender el origen de la vida

La NASA está lista para desvelar ante el mundo las primeras imágenes de una muestra sin precedentes proveniente del espacio.
La NASA revelará muestras claves para entender el origen de la vida

La NASA está lista para desvelar ante el mundo las primeras imágenes de una muestra sin precedentes proveniente del espacio. Estas imágenes, resultado de la misión OSIRIS-REx, capturan la esencia de un logro científico monumental: la recolección de roca y polvo del asteroide Bennu, la muestra más grande jamás recogida de un asteroide en el espacio. Esta hazaña, que según los científicos podría ofrecer pistas cruciales sobre los orígenes del sistema solar y la vida misma, ha sido objeto de intensa expectación global.

La cápsula de OSIRIS-REx, conteniendo esta preciada carga, aterrizó con éxito en el desierto de Utah hace poco más de dos semanas, marcando un hito significativo en la exploración espacial. Desde entonces, los científicos de la NASA han estado meticulosamente analizando las muestras en una sala especializada del Centro Espacial Johnson en Houston.

La NASA ofrecerá una conferencia de prensa a las 11:00 hora local para compartir las imágenes y análisis científicos preliminares. Aunque esta no es la primera vez que la humanidad ha traído muestras del espacio para su estudio, la cantidad sustancial de material (250 gramos) supera con creces las hazañas anteriores. Japón logró hazañas similares en 2010 y 2020, pero la cantidad de material recolectado por OSIRIS-REx representa una diferencia significativa, con 5.4 gramos recolectados por la misión japonesa Hayabusa2.

La elección de Bennu como destino de la misión fue estratégica. Los científicos creen que Bennu es rico en compuestos orgánicos, sugiriendo que asteroides similares podrían haber entregado bloques de construcción orgánicos a la Tierra durante colisiones hace miles de millones de años, posiblemente contribuyendo al surgimiento de la vida.

Las imágenes revelan partículas adicionales, descritas como polvo negro y escombros que recubren el recolector de muestras. Este material, aunque sorprendente, ha planteado desafíos logísticos. Christopher Snead, subdirector de curación de OSIRIS-REx, comentó: "El mayor 'problema' que podemos tener es que hay tanto material que está tardando más de lo que esperábamos en recolectarlo".

Este exceso de material se debe a un incidente durante la operación de recolección: la trampilla del compartimento de recogida de material no pudo cerrarse adecuadamente. A pesar de este contratiempo, los científicos esperan analizar los residuos incluso fuera del compartimento, proporcionando una comprensión más profunda de Bennu y su composición.

El análisis detallado de estas muestras podría arrojar luz sobre la formación del sistema solar y cómo la Tierra se volvió habitable. Algunos científicos incluso especulan que asteroides como Bennu podrían haber traído consigo los compuestos que permitieron el surgimiento de la vida en nuestro planeta.

La mayoría de la muestra se conservará para estudios futuros con instrumentos más avanzados, un enfoque similar al adoptado con las rocas lunares traídas durante el programa Apolo. Además del conocimiento científico, comprender la composición de Bennu también podría ser crucial para futuras estrategias de desviación. Aunque Bennu no representa una amenaza hasta mediados del año 2100, la NASA advierte que las probabilidades de impacto aumentan a alrededor de 1 en 1,750 entre ese momento y el año 2300.

La misión OSIRIS-REx se erige como un testimonio del ingenio humano y la búsqueda incesante de conocimiento en los confines del espacio. Las imágenes y datos que se revelarán en la conferencia de prensa no solo son un testimonio de esta proeza científica, sino también un vistazo a las maravillas ocultas del universo que estamos empezando a descifrar. El mundo aguarda con anticipación para maravillarse ante los secretos que estas muestras del espacio podrían revelar sobre nuestros orígenes y el misterio de la vida en el cosmos.