Estados Unidos

Repudio y polémica por una madre que tatúa a su hijo desde que era bebé: "A él le encantan"

Shamekia Morris comenzó a tatuar al pequeño Treylin desde que tenía seis meses y afirma que cuanto más le molesta a la gente, más determinada está en continuar con esta práctica.
Shamekia Morris y su pequeño hijo Treylin.

Shamekia Morris y su pequeño hijo Treylin.

Shamekia Morris, una diseñadora de modas estadounidense residente en West Palm Beach, Florida, se volvió viral en las redes sociales después de mostrar los tatuajes de su hijo desde que era un bebé. A través de las cuentas de TikTok e Instagram creadas para su hijo Treylin, Morris recibió una mezcla de comentarios y críticas por sus decisiones estéticas.

Morris, conocida por su amor por los tatuajes, comenzó a tatuar a su hijo desde que tenía seis meses, cubriendo su cuello, pecho, brazos y piernas con diseños temporales. Aunque inicialmente su familia no estaba de acuerdo, al ver el creciente número de seguidores en las redes sociales de Treylin, finalmente apoyaron la decisión de Morris.

Madre_tatuajes_tres.jpg

La cuenta de Instagram y TikTok de Treylin, con el usuario @nuggetWorld561, acumuló más de 380 mil seguidores, pero también atrajo críticas y comentarios negativos. Algunos usuarios cuestionan la legalidad de tatuar a un bebé y expresan preocupación por el bienestar del niño. Además, Morris reveló que recibió amenazas debido a las decisiones estéticas que tomó para su hijo.

En respuesta a la polémica, Morris aclaró repetidamente que los tatuajes son temporales y se adhieren a la piel con agua, lo que significa que no causan dolor ni daño duradero al niño. Sin embargo, las críticas persisten y algunos consideran que Morris está criando a su hijo de una manera inapropiada, asociándolo con la cultura de las pandillas y la violencia.

Madre_tatuajes_dos.jpg

A pesar de la controversia, Morris defendió su elección y declaró que seguirá tatuando a su hijo con este tipo de diseños porque él disfruta de ellos. Afirma que cuanto más moleste a la gente, más determinada estará en continuar con esta práctica.

La historia de Shamekia Morris y su hijo Treylin plantea un debate sobre los límites del arte y la expresión personal en relación con los niños y la responsabilidad de los padres en la toma de decisiones estéticas en su nombre. Mientras algunos ven sus acciones como una forma de arte y autoexpresión, otros las consideran inapropiadas y potencialmente perjudiciales para el bienestar emocional y físico del niño.

Se habló de