intrusos

El Gobierno porteño ya recomienda el uso de "tapabocas caseros", a la espera de una definición de la Nación

El Gobierno porteño ya recomienda el uso de tapabocas caseros, a la espera de una definición de la Nación
 Embed      
La ciudad de Buenos Aires y los tapabocas
La ciudad de Buenos Aires y los "tapabocas"

"Es conveniente que usemos el tapabocas para circular en público" La definición corresponde al ministro de Salud de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Fernán Quirós, en línea con las recomendaciones que en los próximos días hará el ministerio de Salud de la Nación, tal como lo anticipó A24.com

Aunque recomendó en declaraciones a Telefé: 'Hay que cuidar los barbijos hospitalarios para los hospitales'.

Es por eso que señaló: "Le recomendamos a la comunidad desarrollar tapabocas caseros que protejan las gotas que salen al hablar".

 Embed      
Fernán Quiros, ministro de Salud (C.A.B.A.)
Fernán Quiros, ministro de Salud (C.A.B.A.)

El cambio de criterio viene dándose en muchos lugares del mundo desde que no está claro la capacidad de contagio de los "asintomáticos".

Hasta hace poco tiempo se consideraba que un infectado solo contagiaba desde el momento que comenzaba a tener síntomas.

Pero la comunidad científica ya no tiene ese convencimiento. Es por eso que el CDC de Estados Unidos recomendó taparse la boca y la nariz al salir a la calle. Especialmente, cuando es imposible respetar el aislamiento social de mas de un metro entre cada persona. Por ejemplo, en los medios de transporte.

El alcalde de Nueva York hizo la misma recomendación el pasado viernes. Y lo mismo pasa en países de Europa como la Republica Checa, en la que se puede multar a un ciudadano que no cumpla.

De todas maneras, este lunes, la OMS negó que las mascarillas sean "la solución milagro" para frenar la pandemia de COVID-19.

"No hay respuesta binaria, ni solución milagro. Las mascarillas solas no pueden frenar la pandemia de COVID-19", subrayó el director de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus,

Su uso generalizado entre la población solo se justifica cuando el acceso al agua para lavarse las manos sea limitado o resulte difícil mantener la distancia física.

Siempre, el lavado de manos con agua y jabon o alcohol etílico ( en proporción de 70%-30% con el agua) o alcohol en gel son prioritarios. Al igual que no tocarse con las manos no los ojos, ni la nariz, ni la boca.

El objetivo es evitar que personas asintomáticas puedan contagiar a otras. Pero la solución puede ser un tapabocas, ya que los barbijos son material imprescindible para el personal sanitario.

Por eso, una vez más el consejo desde la Ciudad es: "Nosotros recomendamos que salgan con lo que tengan para taparse la boca. No hace falta barbijo profesional."

El ministro porteño Quirós dijo que "El objetivo del país es mantener le mayor tiempo posible el período aritmético para organizar y fortalecer el sistema de salud, que la comunidad tome los hábitos y que los científicos desarrollen el conocimiento necesario para atender a las personas'.

s