Coronel Suárez

Murió víctima de rabia una mujer mordida por un gato: es el primer caso en 40 años

La sargento Zaira Di Giorgio falleció el viernes pasado a causa del virus. Se trata de la primera muerte de este tipo en cuatro décadas en la provincia de Buenos Aires.
La mujer policía había sido mordida por un gato callejero infectado con rabia y eso le causó la muerte dos meses después.

La mujer policía había sido mordida por un gato callejero infectado con rabia y eso le causó la muerte dos meses después.

Una mujer policía murió por rabia en el partido bonaerense de Coronel Suárez tras ser mordida por un gato callejero infectado con el virus, informó este miércoles el Ministerio de Salud provincial.

La sargento Zaira Di Giorgio tenía 33 años y falleció el viernes pasado a causa “rabia humana", según el resultado de la autopsia.

El de la mujer policía es el primer caso de muerte por rabia en la provincia en los últimos 40 años.

La víctima había consultado a los médicos el pasado 18 de abril por que sentía “debilidad en miembros superiores y alteración de la sensibilidad", indicaron a A24.com fuentes del Ministerio de Salud bonaerense.

Según se informó, después de hacer la consulta médica, Di Giorgio “tuvo otros síntomas”, entre ellos dolores de cabeza y fotofobia, que derivaron en su internación en estado de coma en un hospital de la zona.

Al parecer, los familiares de la mujer habían informado la mordedura de un felino, ocurrida a principios de marzo, aunque "no había sido objeto de consulta por parte de la paciente en el momento".

Qué es la rabia

Se trata de una enfermedad causada por un virus que se transmite al ser humano a través de la saliva de animales infectados, tanto sean domésticos (perros y gatos) como silvestres (murciélagos y zorros).

Generalmente, el virus ingresa al organismo por medio de la piel y las membranas mucosas por mordeduras o arañazos.

El periodo de incubación de la rabia varía y en humanos va desde menos de dos semanas hasta más de un año, con un promedio de dos a cuatro meses.

"La sintomatología no se manifiesta inmediatamente, sino que es de curso lento hasta que aparecen los síntomas. Por eso es muy importante estar vacunado si uno va a exponerse a animales que no se conoce su estado sanitario", comentó a A24.com Carlos Palacios, profesor de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

El período de aparición de los síntomas está estrechamente ligado a localización, profundidad y gravedad de la mordedura o arañazo del animal infectado, proximidad de troncos nerviosos, distancia al cerebro y cantidad de partículas virales inoculadas.

El virus produce en el sistema nervioso central un cuadro clínico de encefalomielitis aguda. Los síntomas incluyen fiebre, dificultad para tragar, dolor de cabeza y la sensación de hormigueo en el sitio de mordedura o lamedura. Una vez que comienzan los síntomas, la enfermedad se vuelve incurable y produce la muerte.

"Una vez que aparecen los síntomas, el desenlace es la muerte, lamentablemente. Por eso es muy importante que la población y los profesionales de la salud se encuentren atentos a las enfermedades de zoonosis presentes en nuestro territorio, tal como lo es la rabia", mencionó Palacios.

La rabia es prevenible a través de la vacunación, tanto en animales como en humanos.

En Argentina, los perros y los gatos son los principales transmisores de rabia, pero también pueden serlo algunos animales silvestres como los murciélagos.

"Siempre consultar a un veterinario, sobre todo si el animal no es de una persona conocida que se pueda determinar si estaba vacunado", explicó Palacios

El Ministerio de Salud de la Nación recomienda que si una persona encuentra un murciélago no debe tocarlo y tiene que avisar al centro de zoonosis de su municipio para que un especialista lo retire y lo envíe al laboratorio para su análisis.

Qué hacer ante una mordedura

En caso de sufrir una mordedura de un animal se debe lavar la herida con abundante agua y jabón, no colocar alcohol ni otro desinfectante y concurrir rápidamente al centro de salud más cercano para ser evaluado por un médico.

Cuando esté indicado, debe aplicarse la vacuna antirrábica humana lo más inmediatamente posible después de ocurrida la exposición.

Los perros y gatos deben ser vacunados contra la rabia desde los tres meses de edad y una vez por año durante toda su vida.