icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
AGRO

¿Cómo plantar Ajo? Descubrilo ahora en un clic

¿Cómo plantar Ajo? Descubrilo ahora en un clic
como-plantar-ajo-descubrilo-ahora-en-un-clic

Muchas personas consumen ajo, tanto blanco como morado, por las diversas cualidades beneficiosas que tiene para la salud. De hecho, es por este motivo que cómo plantar ajo se convirtió en el interrogante que se realizan los curiosos de este alimento y que desean cultivarlo en su propio hogar.

Saber cómo plantar ajo de forma correcta es mucho más sencillo de lo que parece. Lo importante, como primera medida, es contar con un pedacito de tierra para dar vida a un alimento delicioso que le aporta un sabor único a cualquier comida.

¿Qué es el ajo?

Este fruto es un alimento antiguo que se consume desde aproximadamente el siglo VI antes de Cristo. La planta pertenece a la familia de las Liliáceas y su nombre científico es Allium sativum. Comenzó a cultivarse por el bulbo que forma en la base de sus hojas y está conformado por varios dientes, en número variable de 2 a 10. Los mismos, se encuentran recubiertos por unos protectores denominados túnicas que, por supuesto, no son de carácter ingeribles. El color de estas cubiertas puede ser blanco o rosado y es precisamente la característica que diferencia los dos tipos varietales de ajos.

Si bien este alimento es pobre en lo que respecta al valor nutritivo, lo cierto es que aporta vitaminas tales como la C, B1 y B3. Incluso, provee minerales como el potasio, calcio, fósforo, hierro y magnesio. Es por este motivo que el ajo es considerado como un fruto que aporta beneficios al organismo humano.

Cuándo se siembra el ajo

La planta requiere de un clima que no sea muy frío y, por lo general, que carezca de humedad. Es por este motivo que el ajo tiene dos épocas de plantación ideales: la primera de ellas es de octubre a noviembre y la otra, de enero a marzo.

Qué se necesita para la siembra

El ajo requiere de una tierra que cuente con acceso al sol y con buen drenaje de agua. La semilla que se utiliza es proveniente del mismo diente y para obtener una cosecha excelente se aconseja elegir un ajo de gran tamaño. Para ello, la cabeza no debe superar entre los 8 y 10 dientes.

Antes de concretar la siembra, es necesario colocar en el suelo una capa de composta. La misma se forma por la descomposición de productos orgánicos y sirve fundamentalmente para abonar la tierra.

Cómo plantar el ajo

Para plantar los dientes basta con enterrarlos aproximadamente entre unos 3 y 5 cm de profundidad para luego taparlos con tierra sin presionar demasiado. Es importante dejar una distancia de entre 10 a 15 cm entre ellos para que las raíces puedan crecer con libertad.

Una vez enterrados se les da un primer riego suave y luego de tan solo dos semanas comenzarán a germinar.

El riego

Al momento de regar la planta de ajo es importante hacerlo con prudencia y de forma moderada para que no se pudra. Es por eso que dependiendo de la lluvia o sequía del lugar, con un riego semanal la siembra estará más que hidratada.

El corte de la flor

Luego de un determinado tiempo de crecimiento, los primeros tallos que crecen salen con una flor. Es importante cortar la misma cuando aparezca para evitar que el alimento pierda sus nutrientes: con una mano se sujeta de forma firme el tallo del ajo para evitar que se desprenda del suelo, y con la otra se tira del tallo floral para cortarla.

La cosecha

La cosecha del ajo se lleva a cabo luego de 4 a 5 meses de siembra. De hecho, se considera que el alimento está listo cuando tres cuartas partes de la planta posee un color amarillo. En esa instancia, se recomienda dejar de regarla durante dos semanas para colaborar con el secado y la higiene de la misma.

Para cosechar los ajos es importante tomar las hojas con cuidado y sacar la planta en su totalidad de la tierra. Durante el proceso puede ocurrir que los bulbos estén enraizados. Por eso, para retirarlos correctamente se aconseja aflojar un poco la tierra de forma manual para evitar que el ajo se rompa.

Antes de consumirlo, el ajo debe perder su humedad y para ello se lo debe dejar en un lugar seco aproximadamente 5 días. Al terminar este proceso de curado, se puede cortar las hojas del ajo, dejando un margen de tallo y guardar las cabezas en una red o bolsa para el futuro uso.

En el caso de querer realizar una nueva siembra, en esta instancia se pueden separar dos o tres dientes para obtener una cosecha de calidad.

Por qué consumir ajo

  • El ajo es un ingrediente que por sus propios componentes le aporta al organismo:
  • Múltiples aceites esenciales.
  • Quercetina la cual provee efectos antigripales, antibacterianos y antiinflamatorios.
  • Fructosanos, una sustancia que ayuda a elevar las defensas.
  • Diversas vitaminas como por ejemplo la C y la B6.
  • Y, por último, minerales tales como el calcio, manganeso, potasio y fósforo.
En esta nota:
SUBIR

Poder