icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
AGRO

Por los dólares: el Gobierno sigue discutiendo con exportadores una baja temporal de retenciones a los granos

Por los dólares: el Gobierno sigue discutiendo con exportadores una baja temporal de retenciones a los granos
El Estado busca captar un mayor ingreso de divisas (Foto: archivo).

Tratando de evitar una mayor pérdida de reservas del Banco Central, el Gobierno avanza con su estrategia de pinzas: por un lado cerrar más el cepo para la compra de dólares y por otro intentar que lleguen más divisas mediante distintos instrumentos. Uno de ellos apunta a aumentar la venta de granos por parte de los productores. Aquí, es el propio ministro de Hacienda, Martín Guzmán, quien encabeza las reuniones con exportadores. (Leyó bien: para que los productores vendan se reúne con los exportadores… menos pregunta Dios y perdona).

Según dejaron trascender ayer fuentes del Gobierno, hay tres pasos que ya se definieron en Olivos:

  • Anunciar cómo se va a manejar la política monetaria, lo que se haría a través de un comunicado.
  • Brindar certezas a los sectores energéticos y mineros sobre las regulaciones cambiarias. (Y puedan traer más dólares)
  • Poner en marcha Fondo de Compensación para productores de soja de hasta mil toneladas, medida que, además de ser una promesa hacia el sector agropecuario, es una obligación incluida en la Ley de Emergencia que permitió la suba de derechos de exportación en diciembre pasado.

Con esos puntos, las autoridades aspiran a que empiece a ingresar algo más de dólares, aunque reconocen que son suficientes. El cuarto paso, aún en plena negociación, apunta a acelerar la venta de granos que los productores todavía tienen acopiados. Según estiman en los despachos oficiales, se trata de una caja de alrededor de USD 10 mil millones, entre soja y maíz.

Ventas forzadas

Lo cierto es que para provocar esas ventas se deberán crear instrumentos o definir políticas que les brinden confianza a los productores como para deshacerse de su capital de trabajo. Baja temporal de retenciones, desdoblamiento del tipo de cambio o la generación de algún papel como resguardo de valor son algunas de las herramientas puestas sobre la mesa los últimos días.

¿Cuál ganará? Por lo que pudo averiguar A24.com Agro en las últimas horas, la baja temporal de retenciones parece correr con ventaja. Claro, antes de jugar la carta, el Gobierno quiere estar seguro de que los productores saldrán a vender, para que los exportadores puedan exportar y finalmente liquidar las divisas en el Banco Central. (Sí, se reúnen con exportadores para saber si los productores les van a vender).

¿Por qué sería una venta forzada? Porque si los productores aceleraran hoy la comercialización estarían escapando a la dinámica de los últimos años. ¿Cómo, los productores no están reteniendo soja? Parece que no.

De acuerdo a los datos del ministerio de Agricultura, al 25 de septiembre los productores ya comprometieron la entrega del 66% de la última cosecha de soja y el 64% de la de maíz. Los números están en línea con los de los últimos cinco años en el caso de la oleaginosa, cuando para la misma época ya se habían desprendido de entre el 62 y 67 por ciento la cosecha. La excepción fue en 2018, cuando se comercializó el 85% de la alicaída producción, golpeada por el histórico combo sequía-inundación que sufrió esa campaña.

Para el maíz, el dato es más contundente: es la mayor venta por parte de los productores a fines de septiembre de los últimos cinco años, tanto en volumen como en porcentaje sobre cosecha.

Ventas sobre el total cosechado en cada año
Ventas sobre el total cosechado en cada año

La zanahoria

El Banco Central necesita los dólares de los granos como el agua en el desierto y el aporte del sector se achica mes a mes, un poco por la estacionalidad pero también por el contexto internacional. Si bien recién el jueves se conocerá oficialmente el dato de liquidación de divisas de septiembre, fuentes del sector confiaron a este medio que la baja interanual continuaría en sintonía con la de agosto, del 23%. Es decir, en septiembre otra vez habrían ingresado menos de USD 2.000 millones (¿rondará los USD 1.700?).

Los exportadores explican que si ellos no tienen mercadería no pueden exportar, por lo que hay que generar instrumentos para que los productores vendan. Por eso, hasta la noche del martes se conversó con el ministro Guzmán la posibilidad de bajar los derechos de exportación de la soja en 5 puntos durante octubre, noviembre y diciembre. Esta baja representaría aproximadamente unos USD 20 dólares más para el productor, siempre atendiendo a las situaciones de oferta y demanda que se den en el mercado. Un detalle no menor es que en las condiciones actuales, por más que las cuentas se hagan en dólares, a la hora de cobrar el productor recibirá pesos.

¿Será suficiente la baja de retenciones para que el productor venda? Para Sebastián Salvaro, de AZ Gruop, hay motivos reales para que siga prefiriendo quedarse en granos, aunque también habrá necesidad de venta.

En primer término debería aumentar su ritmo de comercialización “para financiarse”. Al respecto explicó que “entre octubre y diciembre el agro argentino invierte el 75% de la campaña total”.

Pero esta necesidad se contrapone con otras realidades de esta campaña. Por un lado, este año “creció mucho el financiamiento en pesos apalancado con ventas futuras, por lo que el productor puede optar por retener activos (granos) en un contexto del peso que invita a dolarizarse”. Por otro, siempre generalizando, se viene de “una campaña con buenos resultados económicos, por lo que muchos productores tienen resto”.

También entran en juego “las faltas de certezas sobre el tipo de cambio futuro” y las dudas “sobre lo que pasará con el clima en Sudamérica lo que podría afirmar los precios de cara a la próxima campaña”.

Estos factores, se complementan con la propia idiosincrasia del negocio y del productor agropecuario. “El productor retiene mercadería como forma de dolarizar su activo”, afirmó. Y agregó que “siempre acumula lo que produce porque al estar tan expuesto al clima, en el año que le fue bien ahorra por si en el siguiente le va mal”.

Por eso, para salir del grano, debe contar con “una herramienta disponible y confiable que no le haga perder capacidad de compra”.

En definitiva, ahí estará la clave del Gobierno: poder generar la confianza en el productor para que se deshaga de su cosecha, sintiendo que corre el menor riesgo posible.

Confianza, confianza, confianza. Así de sencillo, ¿no?

por Marcos Lopez Arriazu
SUBIR

Poder