Miel orgánica: demanda internacional en alza

18 de enero de 2021 - 10:53
Miel orgánica: demanda internacional en alza

En el mercado internacional, la demanda de alimentos orgánicos representa un nicho importante para atender, tanto en volumen como en precio. Los consumidores que buscan el sello de orgánico exigen alimentos producidos, envasados y comercializados sin contaminantes, químicos ni aditivos. Y para ello están dispuestos a pagar entre 20% y 30% más que los alimentos convencionales.

La miel orgánica sigue las generales de la ley, y su precio internacional se mantiene frente a las oscilaciones que sufre la miel convencional. “El orgánico es un mercado muy estable, porque siempre se vende en igual cantidad y a un precio similar. Con el orgánico, el productor tiene estabilidad y proyección”, señala Lucas Andersen, gerente de Argenmieles, empresa que exporta actualmente más de 1800 TN entre miel a granel y fraccionada por un valor superior a los USD 5.000.000 anuales.

Cada vez más productores se inclinan por la apicultura orgánica guiados por un manejo sustentable, el cuidado del medio ambiente y una mayor estabilidad en los precios internacionales. Se exporta, desde hace 3 años, a Francia y Alemania, alcanzando este envío las 200 toneladas de miel orgánica en 2020.

Argentina cuenta con grandes ventajas para la producción orgánica de miel, gracias a su vasta geografía y la riqueza de la flora nativa. Por ejemplo, el Impenetrable chaqueño cuenta con la gran ventaja de conservar la mayor proporción de superficie boscosa natural de la provincia, con especies nativas de alto valor comercial y de conservación. Son unas 2.500.000 hectáreas de monte virgen y la vegetación es una de las principales características por las cuales la actividad apícola es de importancia para la región. Las especies más comunes son: sauce, porotillo, quebracho blanco, quebracho colorado, algarrobo, palo santo, itín, vinal, brea, mistol, palma, carandilla, garabato, palo flojo, sacha sandia, vinal, mistol, guayabina, bola verde, mora, suncho, tunas, cardones, todas de gran atractivo para las abejas.

“Para certificarse como orgánica, la miel tiene que estar alejada de centros de agricultura intensiva, de centros urbanos, y contar con napas sin contaminación. Una vez obtenido el sello en 2018, estamos iniciando la tercera campaña, con cada vez más nuevos apicultores en el proyecto de Miel Chaqueña orgánica”, agrega Andersen. Las localidades de Juan José Castelli, Tres Isletas y Miraflores ya se consolidaron como productores orgánicos, con sala de extracción habilitada por Senasa y un total de cinco mil colmenas certificadas. Actualmente se obtuvieron alrededor de doscientos tambores de miel orgánica. También se está trabajando en desarrollar mercados para vender los subproductos de la apicultura orgánica, como el polen y la cera.

En la actualidad, Argenmieles busca desarrollar proveedores orgánicos para cumplir con su objetivo de crecimiento entre un 10% y un 15% anual. Es un gran desafío ya que no hay muchas regiones del país que cuenten con todas las condiciones para tener colmenas lejos de todo tipo de contaminantes. Por otra parte, los apicultores también deben aprender a realizar un manejo sanitario con productos naturales. “Ya tenemos un nuevo proveedor en el norte de Córdoba y estamos desarrollando otro en Río Negro. Queremos replicar el trabajo que hicimos en el Chaco en diferentes puntos del país”, cierra Andersen.

Cabe destacar que Argenmieles cuenta con el sello de Alimentos Argentinos otorgado por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Esta distinción le otorga un 0.5% adicional a la posición arancelaria en los reintegros a la exportación, y le permite participar en ferias, exposiciones y rondas de negocios nacionales e internacionales a partir del trabajo articulado con la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (AAICI).

Lo Último de Show