Carne vacuna

El Gobierno busca prohibir definitivamente las exportaciones de asado

Lo confirmaron desde la industria frigorífica tras las reuniones el ministro Matías Kulfas. Sería la salida al actual cierre total de exportaciones de carne. También se plantea aumentar la oferta de cortes a precios populares.
por Marcos Lopez Arriazu |
El Gobierno estudia prohibir la exportación de asados.

El Gobierno estudia prohibir la exportación de asados.

Las negociaciones entre el Gobierno y la cadena de ganados y carnes para reabrir las exportaciones de carne vacuna siguen su marcha. En una de las reuniones realizadas los últimos días, las autoridades plantearon dos exigencias que ahora evalúa la industria frigorífica: prohibir definitivamente las exportaciones de asado y aumentar el volumen de cortes a precios populares.

“Se habló de prohibir la exportación de algunos cortes”, reveló este sábado Mario Ravettino, presidente del Consorcio de Exportadores de carne vacuna ABC. El empresario, admitió que desde el sector analizan la posibilidad. “Estaríamos dispuestos a que se prohíba, pero siempre con un tope”, agregó.

La idea del Gobierno es vedar la exportación de asados para que queden en el mercado doméstico. Al respecto Ravettino señaló: “Fuimos muy claros en cuanto a los porcentajes y a la conformación de esta estrategia. Nosotros matamos muchas categorías de vaca que van a China. Ese asado no se consume en la Argentina, la gente no lo quiere”.

En ese sentido, en una entrevista en el programa La Red Rural (Radio La Red – AM 910) resaltó que es necesario “hacer los análisis correspondientes para que el asado que queda en la Argentina sea el que se consume (animales livianos y novillos) y que el proveniente de vacas viejas lo sigamos exportando a China”.

De prosperar la idea del Gobierno, con la condición de los frigoríficos, quedarían en el país aproximadamente el 50% de los asados que se exportan actualmente.

El Presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Daniel Pelegrina, rechazó la posibilidad de acotar al asado el cierre de exportaciones. “Prohibir exportar toda la carne o una parte es lo mismo en cuanto a las señales que se le dan a un sector que invierte”, dijo a este medio. Y agregó que “un productor no va a querer invertir y apostar tres años si hoy te dicen ‘podes exportar esto y aquello no’, cuando mañana te pueden decir lo contrario. Hay que restaurar la confianza, este no es el camino”.

Por eso, subrayó que “la prohibición de exportar no va a aportar ninguna solución a los problemas que tenemos que tienen que ver con la inflación y la economía”.

En tanto, alertó sobre el propósito de vedar la exportación de asados. “Nos van a inundar de carne de vaca barata, la que iba a ir a China, para ganar las elecciones y después va a venir lo que ya pasó: va a faltar hacienda, vamos a perder el negocio ganadero y va a aumentar la carne al público. Es pan para hoy y hambre para mañana”, sostuvo.

Más cortes populares

Otro de los puntos pedidos por el Gobierno es aumentar el volumen de cortes a precios populares dentro del acuerdo cerrado hace 10 días con la industria frigorífica. Esta estrategia no solo apunta a la llegada directa de estas ofertas, sino a generar un efecto de baja de precios por fuera del convenio.

“El Gobierno quiere que incrementemos el volumen en el mercado doméstico de manera de incidir en el mercado con mayor volumen”, subrayó Ravettino.

El acuerdo presentado 12 de mayo incluye nueve cortes (que se sumaron los dos de Precios Cuidados) a valores que van desde los $229 (falda) hasta los $515 (bola de lomo). La cantidad comprometida en ese momento fue de 8.000 toneladas mensuales, aproximadamente el 5% del consumo nacional. Según pudo reproducir A24.com Agro, el volumen que ahora pretende el Gobierno es de 20.000 toneladas mensuales.

Por otra parte Ravettino negó las versiones que indicaban que se les exigiría a los exportadores que no compren hacienda en el Mercado de Liniers. “No hablamos de la comercialización. Compramos muy poco los exportadores en Liniers, algo de vaca para China, y después compramos novillos en forma directa en todo el país”, precisó.

Las declaraciones de Ravettino van en línea con los expresado por el Consejo Agroindustrial Argentino (CAA) tras la reunión que representantes de la Mesa de las Carnes mantuvieron con el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y la Secretaria de Comercio Interior Paula Español.

Reunión Kulfas Mesa de las Carnes CAA.jpeg
Dardo Chiesa (Coord. Mesa de las Carnes), Ravettino, Juan Eiras (Cám. Arg. de Feedlot) y Gustavo Valsangiacomo (UNICA), se reunieron el viernes con Kulfas y Español para negociar la reapertura de las Exportaciones de carne vacuna.

Dardo Chiesa (Coord. Mesa de las Carnes), Ravettino, Juan Eiras (Cám. Arg. de Feedlot) y Gustavo Valsangiacomo (UNICA), se reunieron el viernes con Kulfas y Español para negociar la reapertura de las Exportaciones de carne vacuna.

En el encuentro, los representantes del CAA expresaron que a pesar de compartir “la preocupación por el nivel de inflación” el “camino de las restricciones no es el adecuado”. Al respecto, analizaron con las autoridades “propuestas de largo, mediano y corto plazo para corregir la situación y equilibrar el contexto promoviendo la oferta para atender tanto demanda del mercado interno como el de exportación, que haga posible la revocación de la suspensión lo antes posible.

Con los matarifes

Esta semana, Kulfas y Español también se reunieron con representes de la Cámara Argentina de Matarifes y Abastecedores (CAMyA). Los funcionarios querían saber cuál podría ser el aporte del sector en la provisión de cortes a precios populares.

En diálogo con A24.com Agro, el titular de CAMyA, Leonardo Rafael, contó que los matarifes ofrecieron "aportar logística para la distribución de cortes del programa de Precios Cuidados en carnicerías del segundo y tercer cordón del conurbano".

Parte de los cortes distribuidos sería aportado por la industria exportadora. "Hay muchos socios de nuestra cámara que exportan y hacen su contribución de cortes a precios populares. Por eso, ofrecimos que esa porción se distribuya a través de nuestra red, llegando a carnicerías en barrios donde los supermercados no están. Es la forma abastecer a quiénes realmente necesitan esas ofertas", explicó Rafael.

Sobre estas bases, las negociaciones continuarán en los próximos días. “Tenemos que seguir negociando, seguir avanzando, revertir esto lo antes posible”, subrayó Ravettino. Y advirtió: “Nosotros podemos ayudar pero tiene (la suba del precio de la carne) un condimento macroeconómico que excede la cadena”.

Se habló de