Un debate caliente

El salario promedio tiene el poder de compra de carne más bajo en 15 años

Según un informe del movimiento CREA, con el salario y los precios actuales los argentinos podrían comprar solo 180 kilos de carne, una medición que en los últimos años tuvo un promedio de 250 kilos.
El salario promedio tiene el poder de compra de carne más bajo en 15 años

Un estudio de la Asociación de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (CREA) reflejó que la relación de las variables “salario” y “carne” es la más baja de los últimos 15 años. Según la estimación, el sueldo promedio permite comprar 180 kilos, el peor poder de compra desde 2006.

A pesar de que entre 2010 y 2011 la misma medición había rozado los 190 kilos, para este año el alza en los precios de góndola y la caída de los salarios promedios hicieron lo suyo, y arrojaron este nuevo triste récord. Por el contrario, la media de los últimos años está ubicada en los 250 kilos.

El informe de CREA apuntó también contra las medidas para regular las exportaciones de carnes. Los productores, según las estadísticas, concedieron que las políticas de fuertes trabas a la exportación tuvieron un beneficio a partir de 2006 en la medición salarios-kilos de carne. Esa relación encontró su pico en lo inmediato, en el binomio 2008-2009.

“Hubo un primer efecto positivo desde 2006 hasta fines del 2009, pero a partir de 2010 se vio una baja superior al 18%”, indica el informe de CREA.

Salarios carne .jpg
Lo que los salarios pueden comprar en términos de carne, medido por CREA con datos del IPCVA y el INDEC.

Lo que los salarios pueden comprar en términos de carne, medido por CREA con datos del IPCVA y el INDEC.

Por eso remarcaron en los fundamentos de ese desplome productivo. Los incentivos a los productores de carnes, al desaparecer, provocaron que se comience con la pérdida de cabezas de ganado, y la consecuente suba de precios las carnicerías por la menor oferta y encarecimiento de la hacienda. El efecto inverso al buscado, y con un stock a la baja.

“De esta manera, entre 2006 y 2011 el stock se redujo en 12 millones de cabezas, y la producción de carne en un 28%. Más aún, a diferencia de las exportaciones, el país todavía no pudo recuperar los niveles de stock y producción de carne, que siguen siendo 11% y 4% inferiores a 2005, respectivamente”, explicaron.

“Como consecuencia de la caída de la producción, en el largo plazo, las restricciones que apuntaban a reducir los precios internos terminaron teniendo un efecto contrario al buscado”, sostuvieron.

vaca hereford ok.jpg
Las antiguas medidas de restricción a la importación tuvieron el resultado inverso a lo esperado.

Las antiguas medidas de restricción a la importación tuvieron el resultado inverso a lo esperado.

2012 marcó una recuperación de la relación analizada que se estiró hasta 2014. Después, se observó un nuevo crecimiento entre 2015 y 2018, cuando la tendencia a la baja, impulsada por la caída de los salarios, fue bajando el promedio hasta las cifras de hoy.

Esperando el impacto de la mayor oferta

Desde CREA explicaron que el consumo interno en el país, entre 2018 y 2020, cayó un 15% a pesar de la mayor oferta de carne registrada en ese período. “Eso permite inferir que no se trata de un fenómeno de abastecimiento, sino de una pérdida generalizada del poder adquisitivo”, señalaron. En CREA se apoyan en el dato de que la caída del salario real fue del 14,9% desde 2018.

Pero a la vez, el salario real “en términos de carne”, tuvo una reducción mayor: un 17,8%.

Se habló de