Opinión

Falta de certidumbre y récord de recaudación

"No hay certidumbre y la falta de esas certezas hace también que muchos productores se mantengan en la moneda que conocen, que es el grano", asegura el autor.
Federico Vacalebre
por Federico Vacalebre |
Una vez más

"Una vez más, el “viento de cola” y los precios de los commodities “sanearon” el deterioro fiscal" sostiene Federico Pablo Vacalebre.

En el mes de julio de 2021, último dato disponible según INDEC, las exportaciones alcanzaron 7.252 millones de dólares (mayor nivel registrado desde junio de 2013) y las importaciones, por su parte, 5.715 millones de dólares. De esto se desprende que el intercambio comercial (exportaciones más importaciones) aumentó 54,7% en relación con igual mes del año anterior (alcanzando un monto de 12.967 millones de dólares). Por último, la balanza comercial, en el mes en cuestión, registró un superávit de 1.537 millones de dólares, 57 millones de dólares superior al registrado en igual período de 2020. En julio todas las magnitudes a nivel general (valor, cantidad y precio) de exportaciones e importaciones aumentaron.

Resulta importante señalar que las exportaciones de productos primarios en julio subieron un 54,4% (837 millones de dólares) por un aumento de los precios y de las cantidades de 32,7% y de 15,1%, respectivamente. El mayor aumento se dio en cereales por 641 millones de dólares y no se registró ninguna caída dentro de los productos primarios. En los siete meses de 2021, las exportaciones alcanzaron 42.625 millones de dólares y las importaciones, 34.314 millones de dólares. El intercambio comercial se incrementó 39,4% y alcanzó un valor de 76.939 millones de dólares. La balanza comercial registró un superávit de 8.310 millones de dólares en dicho periodo. Del análisis de los grandes rubros surge que las exportaciones de productos primarios crecieron un 8,9% (971 millones de dólares).

Más allá de estos datos, la AFIP dio a conocer la recaudación pero al mes de agosto. Esta reflejó, una vez más, que el agro es un sector de gran dinamismo para la economía argentina. La Cámara de la Industria Aceitera y el Centro de Exportadores de Cereales, que representan el 48% de las exportaciones argentinas, mencionaron que durante agosto las empresas del sector liquidaron 3.050 millones de dólares. El ingreso de divisas acumulado de la agro exportación en los primeros ocho meses alcanzó los 23.229 millones de dólares. Aunque esta cifra representa una baja del 13,4% con respecto a julio y un incremento del 75% en relación con igual mes del año previo. En efecto, las cosechas de soja, maíz y trigo, junto al aumento de los precios internacionales, posibilitaron esa evolución de los recursos tributarios. El sector exportador del país aportó poco más de 8,5% del total de los ingresos de la AFIP y tuvo un aumento nominal de 131,9% en los últimos 12 meses.

Para el segundo semestre, se proyecta que el sector de la agroindustria sea un sostén clave para financiar el gasto público en un año electoral. Es evidente que la suba de precios de los principales productos de exportación argentinos y el mayor volumen de ventas al exterior concertadas en lo que va del 2021 tuvieron un impacto muy positivo sobre las cuentas nacionales. El alto ingreso de divisas en los primeros meses del 2021 (con la contribución del campo y la agroindustria) significó para el BCRA poder robustecer sus reservas (mediante los derechos de exportación).

El año pasado con la pandemia hubo dos efectos que castigaron las finanzas públicas. Por un lado, la caída en la recaudación producto de la menor actividad económica consecuencia de las restricciones. Y por el otro, el aumento en el gasto público. En conjunto esto nos llevó a un déficit fiscal primario del 6,5% del PIB, muy superior al 0,7% registrado en 2019.

Pero el 2021 representa una luz en el camino ya que, con el levantamiento paulatino de las restricciones, la recaudación tiene a recuperar el terreno perdido. Desagregando el aporte realizado por cada uno de los principales complejos, se obtiene que el de soja aportó a la recaudación con $353.414 millones, equivalente al 75% del total recaudado por derechos de exportación. Las toneladas declaradas en los primeros seis meses de 2021 se cuadruplicaron para el caso del poroto y se duplicaron para el aceite y la harina. El maíz, con $68.688 millones, representa un 15% del total recaudado por retenciones, mientras que el trigolo hace con $21.315 millones, equivalente al 5% del total. Sumando el monto proyectado de $378.329 millones para el segundo semestre y los $451.853 millones que se estimaron para la recaudación de derechos de exportación sobre productos agroindustriales en este período del 2021, la recaudación anual por ese concepto ascendería aproximadamente a $830.182 millones.

Una vez más, el “viento de cola” y los precios de los commodities “sanearon” el deterioro fiscal. Pero la mejora de precios no será permanente. El desafío estará, a futuro, en recuperar la competitividad del sector a nivel internacional, ante la pérdida de buenos negocios ante el exterior. Mientras tanto, en la previa electoral, hay señales contradictorias para el sector. No hay certidumbre y la falta de esas certezas hace también que muchos productores se mantengan en la moneda que conocen, que es el grano.

* El autor es profesor de la Universidad del CEMA.

Se habló de
s