Comunicación y campo

Giacobbe: "El campo debe empezar a hablarle a los que están disgustados"

El analista evaluó la relación que el campo mantiene con la ciudad y postuló a los jóvenes como parte de la solución. "El campo ha abandonado la batalla cultural de su propio prestigio social", sostuvo.
El campo del futuro y el rol de los jóvenes

El campo del futuro y el rol de los jóvenes, la gran pregunta para muchos.

En tiempos de cierre de exportaciones de carne y del debate en el que el Gobierno alimenta la idea de responsabilidades del agro en los precios de los alimentos, algunas posturas críticas hacia lo rural ganan terreno y apuestan a la confrontación. En este marco, el analista político Jorge Giacobbe (hijo) fue más allá y pensó en una salida al contrapunto: evaluó la relación que el campo mantiene con la ciudad y postuló a los jóvenes como parte de la solución.

“El campo podría empezar a hablarle directamente a aquellos que están disgustados valiéndose de las nuevas tecnologías de comunicación y con argumentos que apelen a lo emocional”, expresó en el marco de la edición 2021 del “Encuentro Anual de grupos Regionales de productores Aapresid”, ante quienes se congregaron de manera remota.

Y agregó: “La salida debe venir desde los jóvenes y de forma descentralizada. La juventud es una alianza clave y debe convertirse en actor de la comunicación para cambiar la opinión de los futuros adultos. Pero habrá que diseñar estrategias que seduzcan a interesarse por la actividad agropecuaria”.

“Esos mismos jóvenes hoy encuentran mucho más seductor trabajar en las oficinas de Google”, graficó Giacobbe.

La batalla por el prestigio

El vínculo "campo-ciudad" fue uno de los ejes que tuvo la “Agenda Aapresid”. Y en base a eso, Giacobbe sostuvo uno de los ítems de importancia en la problemática: “la batalla cultural”.

"El origen de la percepción negativa que la sociedad tiene del sector agropecuario reside en gran medida en que el campo ha abandonado la batalla cultural de su propio prestigio social. En otro momento de la historia, cualquier actor económico, ya sea de la producción agropecuaria, minería o industria, sólo necesitaba de la aprobación del Estado para llevar adelante cualquier actividad. Lo que opinara la gente no importaba, porque en las sociedades no pesaba el prestigio social. Hoy las reglas son otras", explicó.

jorge giacobbe.jpg
Giacobbe habló sobre la importancia de los jóvenes para el agro, y de la dinámica

Giacobbe habló sobre la importancia de los jóvenes para el agro, y de la dinámica "campo-ciudad".

Uno de los ejemplos abordados en el Encuentro fue el de los “farmers” de Estados Unidos, un grupo socioeconómico y cultural valorado y parte de la identidad estadounidense en el que radica gran importancia en materia electoral: eso los convierte en “aliados” necesarios a la hora de afrontar campañas electivas por parte de las dirigencias.

“En nuestro país, la relación entre el campo y la ciudad fue históricamente distante, y la imagen que la ciudadanía tiene de los productores y la actividad agropecuaria no es la mejor”, comparó.

Por eso, algunas de las preguntas que se debatieron fueron: ¿Es posible cambiar la forma en que la sociedad ve al campo? ¿Cuáles son las estrategias que se necesitan?

Lo que los especialistas sugirieron en el desarrollo de la Agenda fue “no invertir demasiado esfuerzo en el lobby político y apuntar a la opinión pública”, pero no a través de los esquemas clásicos: se trata de una idea de intentar cambiar la percepción sobre el agro sin utilizar los medios tradicionales.

“Es una batalla política que no sólo es una causa perdida, sino que irrita y contribuye con un mensaje que no favorece”, expresó Giacobbe.

“Probablemente haya que entender que se trata de una cuestión cultural, y que como tal, será una cruzada larga y tediosa, que debe tomarse como un modo de vida. Pero sobre todo, el sector agropecuario tiene que entender que es una cruzada que está obligado a emprender”, concluyó el analista.

Se habló de