AGRO Y NEGOCIOS

Gustavo Grobocopatel sobre la relación entre el campo y el Gobierno: "Hay irracionalidad en la comunicación"

El empresario apuntó también a la falta de estabilidad macroeconómica, y cómo eso afecta a las inversiones. "Falta que la democracia se transforme en hechos que la cambien la vida a la gente", dijo.
Gustavo Grobocopatel junto a Cristina Fernández de Kirchner

Gustavo Grobocopatel junto a Cristina Fernández de Kirchner, en 2013. El empresario habló del vínculo del campo y el Gobierno.

Una de las voces destacadas del sector agropecuario dio su mirada sobre la relación entre el Gobierno y el campo. Se trata de Gustavo Grobocopatel, ingeniero agrónomo y uno de los fundadores del Grupo Los Grobo, quien señaló que en Argentina la democracia “está evolucionando, a diferencia del resto de la región”. Sin embargo sostuvo también que aún resta que “se transforme en hechos o políticas que le cambien la vida a la gente”.

En un mano a mano con La Red Rural (AM 910), uno de los empresarios más importantes en el mundo agropecuario apuntó también sobre las maneras de comunicarse desde el sector público hacia los productores agropecuarios y las entidades. “Me parece que hay una nueva estética o incluso valores, donde a veces se hacen de mentiras, verdades. Es muy común escuchar a políticos decir cosas que no son, que no funcionan de esa manera, pero cuando vos estás en un marco tranquilo y sin hablarle al público y hacés una reflexión, en general sucede que no es tan grande esa irracionalidad”, apuntó Grobocopatel.

“Hay una irracionalidad que tiene que ver con la forma de comunicación”, sostuvo.

Jura de Julian dominguez.jpg
Julián Domínguez asumió y reeditó el vínculo entre el campo y el Gobierno. ¿Alcanza?

Julián Domínguez asumió y reeditó el vínculo entre el campo y el Gobierno. ¿Alcanza?

¿Cuál es el papel de Julián Domínguez?

El recambio en el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca entre Luis Basterra y Julián Domínguez tras la dura crisis que sufrió el Gobierno por la ola de renuncias en el Gabinete fue un momento de cambios también para la actividad. Con un mensaje más directo a la agroindustria y un discurso conciliador, el rol comunicacional de Domínguez es seguido de cerca en el agro. Y sobre eso ahondó Grobocopatel.

“Es todo muy relativo, porque estando en un entorno y en un marco sin estabilidad macroeconómica, sin un plan acordado sobre cómo vamos a crecer y salir, todo se vuelve relativo”, expresó.

“Y no es que no haya planes, porque el propio Julián Domínguez fue el que hizo el PEA 2020 (Plan Estratégico Agroalimentario) bajo el Gobierno de Cristina, que era un plan realmente interesante en el que todos coincidíamos. Y parte de ese plan hoy es tomado por la cadena agroindustrial. En el sector tenemos mucha claridad de hacia dónde hay que ir y cómo, pero si eso no se pone en marcha y no hay condiciones macroeconómicas, todo lo demás es bastante difícil de opinar. Veo avances pero desde un piso muy bajo y entonces se vuelven insuficientes”, argumentó.

E incluso opinó sobre el hecho más difícil que vivió la relación entre el campo y el Gobierno: “Hoy me parece que cuando hablás con gente que opina distinto o que incluso está en contra del campo, reconoce que la resolución 125 fue un error. A la vez reconoce o hay dudas sobre el tema retenciones, sobre si son tan buenas o no, y reconoce que falta industrializar las materias primas y que la política lo que ha hecho en ese tema es ir hacia atrás”.

Máximo Kirchner (1).jpg
Máximo Kirchner, principal impulsor del impuesto a las grandes fortunas. Gustavo Grobocopatel, en contra.

Máximo Kirchner, principal impulsor del impuesto a las grandes fortunas. Gustavo Grobocopatel, en contra.

“El impuesto a las grandes fortunas daña la confianza en el sistema”

Para Gustavo Grobocopatel uno de los problemas más fuertes que atraviesa la Argentina tiene que ver con la falta de confianza del público. Y propuso: “Creo que la salida, contrariamente a lo que opina mucha gente, es rápida. Pero hay que dar vuelta la hoja rápidamente y generar confianza en los ahorristas argentinos que tenemos la plata “debajo del colchón” o en el Exterior. Esa plata se volcaría al mercado de capitales y al sistema productivo, a las inversiones de todos los días de los ultra pequeños, medianos y grandes empresarios. Eso se da vuelta muy rápido”.

“Pero todas las imágenes que salen desde la política son para destruir confianza. Soy crítico del impuesto a las grandes fortunas no por el impuesto en sí, sino por el daño que le hace a la confianza en el sistema”, sostuvo.

Grobocopatel sostuvo que “el problema que tiene Argentina no es recaudar un poco de dinero desde las grandes fortunas, que además no se sabe dónde va, sino que la gente que tiene la plata debajo del colchón la vuelva a poner en el sistema productivo. Eso es 1000 veces más importante, confundimos eso muchísimo y hay tanta ignorancia en el sector dirigente y político que me llama la atención”.

Damién Betular tomate challange Greenpeace.png
Betular desafió a probar los tomates tratados con agroquímicos e incentivó a plantar los propios. La mirada de Grobocopatel.

Betular desafió a probar los tomates tratados con agroquímicos e incentivó a plantar los propios. La mirada de Grobocopatel.

#BastaDeVenenos vs. #BastaDeMiedos

Uno de los temas más calientes durante el año para el sector agropecuario tuvo que con ver con el uso de agroquímicos. Desde frases del Presidente Alberto Fernández sobre "agrotóxicos", o como también la campaña “Basta de Venenos” impulsada por un colectivo de figuras públicas en contra del uso de agroquímicos en el campo y su correspondiente y rápida respuesta por parte de los productores: “Basta de Miedos”. Incluso, el cheff Damián Betular fue la cara visible de una campaña e Greenpeace en la que se alertaba por el método de producción para los tomates.

“Hay que entender que la gente tiene temor de los temas de medio ambiente y del desconocimiento. Y a veces hay temor también por cuestiones reales: la gente desconoce que en términos de contaminación ha sucedido mucho más con cuestiones orgánicas. O mismo desde Europa, donde teóricamente se cuidan más en este aspecto”, señaló Grobocopatel.

Hay problemas que existen, como el del desmonte, que hay que pararlo. Hay cosas que sí son lógicas”, opinó.

Pero a la vez expresó que “después está el uso ideológico y político de vincular una determinada manera de producción con una determinada idea. Y ahí es donde se empiezan a contaminar las cosas y se genera una falta de diálogo y demás. El sector tiene que tener una relación con la sociedad a través de la información, la verdad y el entendimiento de que hay cosas que a la sociedad le preocupa y que no va a tolerar”.

“Hay que ir en ese camino”, concluyó.

Se habló de
s