Ganadería y consumo

Polémica en la cadena de la carne: para los matarifes las carnicerías "son un auténtico agujero negro"

Desde la cámara que nuclea a la actividad apuntaron al control impositivo en los comercios y señalaron sobre la responsabilidad del Gobierno en el seguimiento al sector.
Los matarifes apuntaron contra el trabajo en las carnicerías.

Los matarifes apuntaron contra el trabajo en las carnicerías.

Ante la llegada del troceo, la distribución de la carne en cuartos que no superen los 32 kg, reemplazando la clásica media res, los matarifes destacaron el valor de la medida pero apuntaron contra el Gobierno por la asignación de matrículas para ejercer la actividad y el control impositivo a las carnicerías. “Son un auténtico agujero negro”, señalaron.

En un comunicado que la Cámara Argentina de Matarifes y Abastecedores (CAMyA) difundió este jueves, el titular de la misma, Leonardo Rafael, destacó que el troceo “representará un alivio para los operarios que cada día descargan las medias reses en las carnicerías”. El sistema fue explicado a A24.com Agro semanas atrás por funcionarios del Gobierno, que comunicaron que el 1 de noviembre pasará a estar prohibida la distribución de carne en media res.

El dato también tiene que ver con que a partir de ese día cualquier operario de carga y descarga de camiones quedará facultado legalmente para reclamar legalmente por la situación.

Sin embargo, más allá del elogio a la medida que el Gobierno comunicó a principios de este mes al presentar avances en el Plan GanAr, los matarifes cargaron con munición gruesa sobre otros aspectos que tienen que ver con la implementación del troceo.

carniceria ok.jpg
Los matarifes apuntaron contra el ejercicio de la venta de carne.

Los matarifes apuntaron contra el ejercicio de la venta de carne.

“También planteamos nuestras dudas sobre esta iniciativa, porque muchos frigoríficos no se encuentran adaptados y cuando empiece a aplicarse habrá un incremento en los costos, tanto por logística, como el transporte y los insumos. Creemos que al menos en el corto plazo no será viable, por cuanto introduce una profundización en el doble estándar sanitario al fijar plazos diferentes de adecuación”, apuntó Rafael.

Para los matarifes la reglamentación tiene como principales beneficiarios a los principales frigoríficos exportadores, nucleados en el Consorcio ABC.

“Se descuidan aspectos sensibles para nuestra actividad, como es el caso de la asignación de matrículas. Todas las miradas están sobre nuestra cadena de valor, que cumple a rajatabla con sus obligaciones e incluso se hace cargo de absorber los costos impositivos de una gran cantidad de carnicerías, que son un auténtico agujero negro. Ante esto, las autoridades eligen mirar para otro lado”, sostuvieron.

Rafael indicó que los matarifes y abastecedores “ordenaron la actividad y sus números, pero desde la Dirección de Control Comercial Agropecuario cada día nos exigen requisitos que no podemos cumplir”.

“Los controles no son iguales para todos y los operadores informales alquilan sus matrículas, para evadir sus obligaciones impositivas. Así, es imposible que los mercados tengan un funcionamiento normal”, se quejó el dirigente.

leonardo rafael.jpg
Leonardo Rafael, titular de la Cámara de matarifes.

Leonardo Rafael, titular de la Cámara de matarifes.

“Menos matarifes que el año pasado”

Para la Cámara, la actividad muestra una disminución en los actores y un impacto directo de estas problemáticas, que afectan al sector.

“Esta falta de respuestas de las autoridades empezó a tener un impacto directo. Los operadores del negocio trabajan con márgenes al límite y se hace complejo sostener la actividad, situación que se refleja en una menor cantidad de matarifes operando. Según estadísticas de nuestra cámara, en el primer trimestre del año, las matrículas de usuarios activas fue de 2.840, mientas que en el mismo período de 2021 eran 3.003”, detallaron.

Y cargaron contra la actual gestión del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca: “Es hora que los “Planes Ganaderos” del Ministerio de Agricultura dejen de lado los discursos grandilocuentes y empiecen a brindar herramientas a quienes cada día llevan la carne a la mesa de los argentinos, generan trabajo y cumplen con todas sus obligaciones”.

Se habló de
s