Qué pasó. El empresario falleció a los 66 años tras su ingreso en el Hospital Universitario de Zúrich. Durante todo el tiempo que estuvo en el centro de salud no se dieron detalles de su situación, pero en los últimos días se expresó que su estado era "irreversible". Desde el hospital suizo no confirmaron el ingreso del italiano, pero un comunicado emitido por Fiat Chrysler Automobiles confirmaba la grave situación por la que estaba pasando.

Tras haber sido operado de un hombro hace unas semanas su estado de salud empeoró. Poco se sabe de cómo sucedieron los acontecimientos porque la familia exigió máxima discreción. Por el momento se desconoce la causa de la muerte y lo que ha trascendido es una dificultad para poder respirar.

El reconocimiento. Las primeras reacciones proceden de la compañía de la que era presidente. "Ha sucedido, por desgracia lo que nos temíamos, Sergio, el hombre, el amigo, se ha ido", anunció John Elkann, presidente de FCA (Fiat Chrysler Automobiles), en una nota. "Pienso que el mejor modo de honrar su memoria era guardar como un tesoro el ejemplo que ha dejado, cultivar los valores de humanidad, responsabilidad y apertura mental de los que siempre fue promotor", añadió el estadounidense.