Basf, la pintura y las superficies del auto

Basf nos muestra que hay en la carrocería del coche más allá del color: tecnologías e innovaciones presentes en la superficie de tu auto.
Basf nos acerca una nota muy interesante sobre las distintas superficies y la capa de pintura que componen la carrocería de un auto y el trabajo que se realiza para proteger el medio ambiente.

Basf nos acerca una nota muy interesante sobre las distintas superficies y la capa de pintura que componen la carrocería de un auto y el trabajo que se realiza para proteger el medio ambiente.

Por Fabián García*Cuando mirás un auto en la calle, una de las primeras cosas que te llama la

Basf nos acerca una nota muy interesante sobre las distintas superficies y la capa de pintura que componen la carrocería de un auto y el trabajo que se realiza para proteger el medio ambiente.

Cuando mirás un auto en la calle, un auto en la calle, una de las primeras cosas que te llama la atención seguramente es el color, ¿verdad?

Muchos piensan que este color es el resultado de aplicar una pintura básica a la chapa, ¿cierto? Bueno, esto no es así.

De hecho, hay mucha tecnología incorporada en la pintura de un vehículo, y me gustaría invitarte a comprender un poco más acerca de las tecnologías aplicadas en los procesos de pintura de vehículos.

En primer lugar, es importante saber que, además de la belleza exterior, la pintura necesita garantizar varias propiedades al vehículo, como resistencia física contra golpes de piedra, granizo o incluso contra la radiación ultravioleta: el color no puede desvanecerse con la exposición al sol a medida que pasa el tiempo.

Todo esto sin contar que, por lo general, se aplican cuatro capas superpuestas de pintura que, en conjunto, no pueden tener un espesor superior a una décima de milímetro, es decir, más delgadas que un pelo.

Para garantizar todo esto, Basf ofrece tecnologías y soluciones innovadoras, buscando siempre alternativas amigables con el medio ambiente. Un ejemplo de ello es la tecnología e-coat (o KTL), la primera capa aplicada después del pretratamiento de la carrocería, que proporciona protección contra la oxidación del vehículo.

La tecnología e-coat a base de agua CathOGuard de Basf tiene un alto poder de penetración en las partes internas de la carrocería, algo que permite una protección completa utilizando hasta un 20% menos de pintura que otros materiales tradicionales.

Además, promueve un ahorro de agua en el proceso que puede alcanzar un total de 180 a 400 litros por vehículo producido, dependiendo de la estructura productiva de cada empresa.

El primer, es decir, la siguiente capa, tiene una función importante en la protección de la carrocería contra golpes de piedras y la uniformidad de la superficie para recibir las siguientes capas. Nuestro portafolio incluye primers a base de disolventes y a base de agua.

La siguiente capa es la base, donde está el color que brinda personalidad al vehículo. La calidad de esta capa está garantizada por una amplia gama de pigmentos y elementos de efecto especial, como aluminio, efectos nacarados y otros.

Los efectos que se consiguen con esta tecnología son únicos, y eso marca toda la diferencia en el acabado del vehículo.

La última etapa, también muy importante, es el barniz, cuya función principal es proteger la superficie durante la vida del vehículo contra diversas agresiones, como rayos solares, arañazos, excrementos de aves, entre otras.

Al mismo tiempo, es la capa que brinda al vehículo el máximo brillo.

Nuestra principal innovación en barnices es iGloss, un tipo de barniz automotriz que conserva el “efecto de coche nuevo” y tiene una alta resistencia a los arañazos, recuperando hasta el 90% de la deformación causada por los mismos.

Hoy en día es imposible no pensar a futuro, y Basf ya tiene productos para lo que está por venir.

Por ejemplo, uno de nuestros últimos lanzamientos es una tecnología de pintura capaz de evitar que la tinta cause bloqueos a los sensores Lidar, que es fundamental para garantizar el correcto funcionamiento de los vehículos autónomos en un futuro muy próximo.

Hace unos años, nadie hablaba de ello, y nuestro equipo de I+D ya estaba trabajando para poner esta tecnología disponible en el mercado en el momento adecuado.

Actualmente, la pintura juega un papel extremadamente importante en la industria automotriz, ya que añade valor con nuevas propiedades y aporta personalidad a los vehículos. A excepción de la forma, ningún otro factor influye tanto como el color en la manera en que se percibe un vehículo.

Por eso trabajamos constantemente para ofrecer tecnologías actualizadas, apoyar la mejora de los procesos de pintura, ayudar a definir tendencias y así garantizar que nuestros clientes tengan cada vez más éxito en el mercado.

Por Fabián García, gerente de la división de pinturas automotrices de Basf

Se habló de
s