El Honda Sensing Elite es un sistema automático capaz de tomar el control total del vehículo en determinadas circunstancias y condiciones del tránsito.

Honda y la conducción autónoma

Honda ofrece en Japón el nivel 3 de conducción autonóma. Implica un salto cualitativo en el que la responsabilidad de la conducción pasa a ser compartida.
21 de abril de 2021 - 17:27
El lanzamiento del Honda Sensing Elite el pasado mes de marzo ha convertido a la compañía en el primer fabricante de automóviles de Japón en conseguir la luz verde del gobierno japonés para comercializar un sistema catalogado en el Nivel 3 de conducción autónoma. Con esta nueva tecnología la compañía da un paso más hacia su visión de un mundo de carreteras seguras

El lanzamiento del Honda Sensing Elite el pasado mes de marzo ha convertido a la compañía en el primer fabricante de automóviles de Japón en conseguir la luz verde del gobierno japonés para comercializar un sistema catalogado en el Nivel 3 de conducción autónoma.

Con esta nueva tecnología la compañía da un paso más hacia su visión de un mundo de carreteras seguras, libre de atascos, accidentes y atropellos.

Un automóvil completamente autónomo corresponde al Nivel 5

Un automóvil completamente autónomo corresponde al Nivel 5, que indica que este puede guiarse por sí mismo hasta llegar a destino sin necesidad de ninguna intervención humana y por cualquier tipo de vía, aunque ésta no hay sido diseñada específicamente para ello. En los últimos años, nos hemos ido acostumbrando a nuevas tecnologías de asistencia a la conducción que corresponden a los niveles 1 y 2. Es decir, a pesar de los grandes avances, el conductor sigue siendo el único responsable de la conducción porque estas tecnologías tienen ámbitos de uso limitados. El nivel 3, sin embargo, implica un salto cualitativo en el que la responsabilidad de la conducción pasa a ser compartida.

Honda avanza a un nuevo nivel en la conducción autónoma.

Confesemos: ¿cuántos suspiros, maldiciones y tal vez incluso pitidos hemos emitido al vernos atrapados en un atasco? Acelera, avanza tres metros. Frena. Acelera, avanza, frena. Acelera… Conducir en tráfico congestionado es tan simple como desesperante, por eso es el escenario perfecto para dejar que un sistema inteligente tome el control del coche y nos deje aprovechar el tiempo para otras cosas.

Esto es precisamente lo que pensaron los ingenieros de Honda al desarrollar el sistema ‘Traffic Jam Pilot’, una de las nuevas tecnologías que forman parte del Honda Sensing Elite, el nuevo paquete de seguridad avanzada de la marca.

Cuando el sistema detecta una situación en la que la conducción consiste en seguir al automóvil de delante y mantenerse dentro del carril, se le ofrece al conductor la posibilidad de dar permiso al automóvil para tomar el control total.

El sistema se encarga de conducir, detener y reanudar la conducción dentro del mismo carril mientras mantiene una distancia de seguimiento. Esto ayuda a mitigar la fatiga y el estrés que causan este tipo de situaciones, lo que mejorará el estado del conductor una vez salga del atasco. En cuanto las condiciones cambian, el sistema avisa al conductor de que debe volver a ponerse al volante y retomar el control.

El lanzamiento del Honda Sensing Elite el pasado mes de marzo ha convertido a la compañía en el primer fabricante de automóviles de Japón en conseguir la luz verde del gobierno japonés para comercializar un sistema catalogado en el Nivel 3 de conducción autónoma. Con esta nueva tecnología la compañía da un paso más hacia su visión de un mundo de carreteras seguras, libre de atascos, accidentes y atropellos.

¿Qué significa el Nivel 3?

Control de crucero adaptativo, sistema de mantenimiento de carril, sistema de mitigación de salida de la carretera… Si te parecen increíbles estas tecnologías incluidas en el paquete actual de seguridad activa y pasiva Honda Sensing, ¡espera a ver lo que está por venir!

En el ámbito de la conducción autónoma, los vehículos se clasifican por niveles del 0 al 5 (de nula autonomía a autonomía total), según el grado en que asisten al conductor.

Un automóvil completamente autónomo corresponde al Nivel 5, que indica que este puede guiarse por sí mismo hasta llegar a destino sin necesidad de ninguna intervención humana y por cualquier tipo de vía, aunque ésta no hay sido diseñada específicamente para ello.

En los últimos años, nos hemos ido acostumbrando a nuevas tecnologías de asistencia a la conducción que corresponden a los niveles 1 y 2. Es decir, a pesar de los grandes avances, el conductor sigue siendo el único responsable de la conducción porque estas tecnologías tienen ámbitos de uso limitados. El nivel 3, sin embargo, implica un salto cualitativo en el que la responsabilidad de la conducción pasa a ser compartida.

Rumbo al futuro

Una de las grandes ventajas de la conducción autónoma es que reduce los errores humanos, causantes, según la Fundación Española para la Seguridad Vial, de entre el 90 y el 95% del total de accidentes de tráfico. Pero no es la única. La conducción autónoma también implica mejoras en términos de organización del tráfico, reducción de emisiones contaminantes o en la accesibilidad de la conducción para personas con necesidades especiales o de edad avanzada.

En Honda, la movilidad del futuro gira alrededor de cuatro ideas clave: conducción conectada, autónoma, compartida y eléctrica (CASE, por sus siglas en inglés).

Pero ojo, ¡autónomo no quiere decir aburrido! Para Honda, la llegada de la movilidad autónoma no significa el fin del placer de conducir, sino más bien lo contrario. Los conductores, liberados de la responsabilidad de manejar el vehículo y salvaguardar la seguridad de todos sus ocupantes, podrán escoger los momentos en los que quieran experimentar la emoción de conducir manualmente.

La conducción autónoma y la irrupción de las tecnologías de motorización eléctrica son las dos grandes revoluciones que están transformando la industria de la automoción y también la movilidad de las personas.

Estamos a las puertas de una revolución que traerá un gran salto en seguridad, eficiencia y sostenibilidad vial. Y también más calidad de vida y modos de disfrutar de la movilidad, libres de atascos, contaminación y frustraciones. ¿Estás preparado?

Se habló de