icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
MERCADO

¿Cómo limpiar el tapizado de un auto?

¿Cómo limpiar el tapizado de un auto?
¿Cómo limpiar el tapizado de un auto?

La limpieza interna es igual de importante que la externa. Cómo limpiar el tapizado de un auto de manera fácil, económica y sin ponerlo en riesgo.

Uno de los elementos al que más atención le prestan los amantes de los vehículos a la hora de adquirir uno son los asientos: de cueros, sintéticos y de tela. Hay para todos los gustos. Pero, con el correr del tiempo y del uso cotidiano se pueden percudir y ahí es cuando surge la duda: ¿Cómo limpiar el tapizado de un auto?

Incluso, si por ejemplo a la persona le gusta comer dentro del automóvil, no se es muy cuidadoso o bien viajan en el mismo niños y mascotas, los asientos pueden sufrir diversas manchas difíciles de quitar; pero todo tiene solución. A continuación los detalles sobre cómo limpiar el tapizado de un auto.

La mayoría de las personas se preocupan por la limpieza externa del auto, que es lo más visible, pero internamente se junta igual o mayor suciedad. Muchas veces por el color oscuro de los tapizados y las alfombras no se percibe pero hay que destacar que los asientos suelen absorber bastante polvo, sin mencionar las manchas que pueden producirse por el uso como café, aceite, pelos, entre otros.

Por eso, es necesario que se haga con cierta frecuencia una limpieza pero, se deberá tener en cuenta qué tipo de tapizado tiene el auto para hacerlo de la manera correcta y no dañar el interior. Si bien en los manuales de cada modelo en particular suelen incluir un apartado donde se explica cómo realizarlo, hay algunas maneras que son universales para que quede como nuevo.

En principio, será necesario llevar a cabo una limpieza general del vehículo, tirar los residuos que se encuentren, guardar aquello que sea útil y en lo posible aspirar los tapizados. No importa el tipo que sean. Estos pasos ayudarán a quitar la suciedad más superficial.

Tapizados de cuero y sintéticos

En este tipo de asientos suele ser más fácil la limpieza ya que las manchas y la suciedad no se adhiere tanto como en los de tela. Así que el procedimiento es sencillo.

-Una vez aspirados los asientos, humedecerlos con una esponja o toalla con poca agua para que no moje demasiado el tapizado. Una vez finalizado pasar un paño limpio y seco por la superficie.

- Con otro paño aplicar limpiador para cuero y frotar. Retirar el producto y de ser necesario se puede utilizar quitamanchas. Asimismo, es recomendable tener cuidado este tipo de productos y probarlos antes. Si bien los mismos pueden colaborar a diluir aceite y grasa, también lo hacen con los pegamentos y algunos plásticos, provocando otro tipo de daños.

Tapizados de tela

En este tipo de asientos algunas manchas suelen aprenderse más, ya que la tela absorbe más que el cuero o el sintético.

- Para los tapizados de tela se deberá pasar un paño humedecido, con poca agua para no dañar la tela y secar con una toalla limpio y seco.

Utilizar un cepillo de dientes para limpiar las costuras, donde suele acumularse mucha suciedad. También se puede utilizar espuma seca para tapicerías, dejar actuar por unos minutos y luego retirar con un trapo seco. En caso de usar este tipo de productos se deberán seguir las instrucciones del envase en particular.

Si realizando estos pasos aún las manchas difíciles persistente pueden utilizar productos caseros. Algunos ejemplos.

Aceite. Aplicar agua con desengrasante.

Golosinas. Si se pegó al tapizado un chicle o un caramelo, por ejemplo, es recomendable dejarlos endurecer, se puede utilizar un hielo para agilizar el proceso, y quitarlos con una espátula. Será necesario prestar principal atención a los tapizados para no dañarlos. También son muy frecuentes las manchas de chocolate. Para esto se puede utilizar agua y jabón blanco.

Café y bebidas con azúcar. Si se volcó alguna sustancia similar aplicar agua caliente y algún producto multiuso de los que se utilizan en el hogar.

Vómito. Cuanto antes se limpie menos dañara el tapizado. Limpiar con abundante agua tibia y jabón, también se puede aplicar bicarbonato, y frotar con una esponja o toalla.

Tinta. Mezclar agua y alcohol en partes iguales y aplicar sobre la mancha. Frotar con un paño.

Sangre. Si bien es una mancha difícil de quitar se puede probar frotando con un trapo mojado y jabón blanco. Es importante que en este caso se utilice agua fría, ya que el agua tibia o caliente pueden provocar que la mancha quede permanentemente en el asiento, al igual que lo que ocurre con la ropa.

Al finalizar, se puede aplicar un limpiador de tapizados para realizar una última pasada y evitar que queden zonas más claras en los tapizados por la misma limpieza, los famosos “lamparones”.

En esta nota:
SUBIR