Header-Crypto-Cat-notas
Opinión

Criptomonedas: qué llevó al colapso de FTX y por qué mejorará el ecosistema cripto

A partir de las causas que llevaron a la caída del exchange, Mariano Maisterrena analiza las enseñanzas que el mundo de las criptomonedas deberá incorporar luego del derrumbe de FTX.
Colapso de FTX: las cosas que salieron mal son muchas y todavía son confusas hasta que la Justicia investigue

Colapso de FTX: las cosas que salieron mal son muchas y todavía son confusas hasta que la Justicia investigue, asegura el autor de la nota. (Foto Karolina Grabowska - Pexels)

Por Mariano Maisterrena (*)

El desplome de la plataforma de criptomonedas FTX conmocionó al ecosistema de las finanzas digitales y dañó gravemente la confianza de los inversores y usuarios. Sin embargo, llegando a fin de año, el colapso del exchange puede dejar importantes lecciones de cara al futuro.

En su momento, la compañía fue una de las más grandes del mundo. Es decir, funcionaba como una plataforma que guardaba las critpomonedas de cada usuario y les brindaba un mercado para hacer trading. En tan solo 3 años desde su creación, logró posicionarse como uno de los líderes del mercado estadounidense y global.

Su éxito principal se debía a las agresivas campañas de marketing que utilizaba, que involucraban a superestrellas de Hollywood como Shaquille O’Neal, Shohei Ohtani, Naomi Osaka, Larry David y Kevin O’Leary. Como también al esponsoreo de equipos de deportes, de estadios y más.

FTX se mostraba como un lugar seguro en donde usuarios e instituciones finalmente podían invertir en cripto de manera confiable. El CEO, Sam Bankman-Fried, era un carismático filántropo billonario famoso por su humildad y sus donaciones a obras benéficas y al Partido Demócrata de Estados Unidos; a la vez que trabajó en crear un marco regulatorio de las criptomonedas, lo que le dio un grado extra a la reputación de confiabilidad al exchange.

El apalancamiento (o leverage) era una de las principales herramientas ofrecidas en FTX a los clientes: una opción que les permite a los usuarios “apalancarse” con capital prestado por la plataforma para tener más poder de compra o de venta.

Cómo funcionaba FTX

A pesar de su reputación y fachada ostentosa, casi en un instante, en noviembre de este año, FTX pasó de valer 33 billones de dólares a presentarse en concurso de acreedores por falta de liquidez para permitir retiros de clientes.

Las cosas que salieron mal son muchas y todavía son confusas hasta que la Justicia investigue. Pero el principal argumento es que FTX utilizaba fondos de clientes particulares para realizar trading utilizando una compañía separada llamada Alameda Research. Esta empresa utilizaba el dinero de clientes para hacer trading muy arriesgado en base, principalmente, al apalancamiento. De esta manera, FTX jugaba con la liquidez de sus clientes.

Además, poseía un token llamado FTT, que era utilizado como colateral en varios préstamos y operaciones de trading. Mientras el mercado era alcista y el precio de FTT era positivo, no existía ningún problema. Pero en la realidad de un mercado “bearish”, el precio de FTT bajaba más y más, hasta estar al borde del colapso.

El comienzo del fin

El golpe final lo dio el popular Binance. Este exchange ayudó a crecer a FTX en el pasado, al realizar una inversión que fue pagada en tokens FTT. Así, Binance se convirtió en uno de los principales acreedores de FTT. Cuando se comenzaron a esparcir rumores de fraude en FTX, Binance vendió FTT y, de esta manera, hizo bajar mucho de precio al token, lo que comenzó una reacción en cadena.

En estos últimos días, Binance evaluó la posibilidad de comprar FTX, pero terminó retirando la oferta en la etapa de auditoría de la plataforma.

El colapso de FTX arrasó con el mercado: las principales criptomonedas bajaron su cotización y proyectos como Solana, en donde Sam Bankman-Fried había invertido, se hundieron incluso más.

Billones de dólares desaparecieron del mercado en cuestión de horas y la gran mayoría de usuarios de FTX consideran sus depósitos como perdidos luego de que el exchange cancelara los retiros.

Esta nueva crisis puso en tela de juicio a muchísimas otras entidades financieras que estaban relacionadas. Hace tan solo unos días, el exchange BlockFi también se declaró en quiebra, mientras que el famoso exchange Crypto.com sufrió una gran caída en su moneda por el rumor de no tener liquidez de fondos.

Algunas enseñanzas para el ecosistema

El colapso no solo ha impregnado de miedo los últimos días del año, sino que también ha complicado a muchos exchanges de Argentina.

Sin ir más lejos, algunos de los principales se vieron obligados a salir a demostrar la liquidez de sus fondos por el temor a sufrir una corrida criptobancaria.

Los colapsos de estos gigantes de las criptomonedas han servido para educar al público respecto de la solidez y transparencia de las instituciones. En este sentido, luego de los desastres, el estándar de transparencia es más alto y se ven usuarios cada vez más exigentes con respecto a la información, seguridad y liquidez de sus fondos depositados. A la vez, hay un crecimiento en el guardado propio de criptomonedas, utilizando “cold wallets”.

Poco a poco, el mercado cripto está aprendiendo a no idolatrar a sus principales exponentes o emprendedores. Este fue el principal problema en relación con FTX: nadie le pedía explicaciones ni prueba de liquidez, todos confiaban en el exchange y en su CEO.

Sin embargo, no hay que olvidar que el mundo blockchain está especialmente diseñado para certificar en vez de confiar. Por algo, las principales blockchain son públicas y permiten a cada usuario verificar los balances de todas las wallets.

En definitiva, el ecosistema aprenderá de sus errores y logrará que hechos como el colapso de FTX se vuelvan cada vez más raros.

(*) El autor es CEO de la plataforma HeirloomDAO, experto en blockchain y negocios digitales.

Se habló de
s