Criptomonedas

El día que Bitcoin se convirtió en moneda

Después del salto que tuvo la cotización de la moneda digital, BTC sigue haciendo historia. Por qué este año será fundamental en la consolidación de las criptodivisas.
Según Merre

Según Merre, la adopción de una moneda digital sin fronteras y descentralizada es una afrenta a las instituciones financieras tradicionales.

Por Ruben Merre.

La historia de Bitcoin está repleta de fechas famosas, empezando por el 3 de enero de 2009, día en el que se extrajo el bloque inicial. En los años siguientes, la moneda digital peer-to-peer de Satoshi Nakamoto ha alcanzado un hito tras otro. Desde la paridad con el dólar hasta la obtención del estatus de medio de intercambio, cuando Laszlo Hanyecz pagó 10.000 BTC por un par de pizzas de la cadena estadounidense Papa John's.

Este año también será histórico, pero no sólo para Bitcoin, sino para la historia de las criptodivisas. Sin dudas, el martes 7 de septiembre de 2021 se convirtió en una fecha que se destaca entre todas las demás.

Pocos pudieron predecir que un Estado nacional adoptaría algún día Bitcoin como moneda de curso legal. Y sin embargo, en esa fecha, El Salvador lo hizo, endulzando el trato al dar a todos los ciudadanos 30 dólares en BTC para fomentar la adopción. Desde ese momento, el bitcoin compartirá el estatus de moneda oficial con el dólar estadounidense, un experimento que debería manifestar las ventajas inherentes del primero sobre el billete verde, a la vez que podría poner en marcha un proceso de desdolarización.

Bitcoin como moneda de curso legal

La adopción, por parte de un Estado soberano, de una moneda digital sin fronteras y descentralizada es una afrenta a las instituciones financieras tradicionales que, durante mucho tiempo, han fijado las condiciones de las economías emergentes de todo el mundo. De hecho, el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, se burló abiertamente del Fondo Monetario Internacional (FMI) mientras presumía de haber comprado la moneda. Cabe preguntarse si se producirá un efecto dominó cuando otras naciones centroamericanas se planteen seguir su ejemplo.

Algunos se preguntarán por qué El Salvador ha decidido adoptar bitcoin en primer lugar. ¿Por qué ahora? ¿Por qué bitcoin y no otro criptoactivo más orientado a ser un medio de intercambio que un depósito de valor? Está claro que no hay respuestas sencillas. Más bien se trata de una combinación de factores, entre los que destaca la actitud previsora de un presidente de 40 años que lidera un partido llamado Nuevas Ideas.

En junio, Bukele apareció en el podcast What Bitcoin Did para hablar sobre el cambio monetario del país, y sus comentarios fueron instructivos para aquellos que buscan entender mejor los motivos del gobierno.

"Esto no es más que el ejercicio de nuestro derecho soberano a adoptar ofertas legales", explicó el Presidente. "Como adoptamos el dólar estadounidense en el año 2001. ¿Cuál es la diferencia? La única diferencia, probablemente, es el motivo por el que lo hacemos. En 2001, se hizo en beneficio de los bancos. Y esta decisión se hace en beneficio de la gente”.

Además, destacó: "Bitcoin es un sistema abierto y libre. Por lo tanto, la gente no tiene que confiar en nosotros. Tienen que confiar en el sistema, y nosotros confiamos en el sistema".

Un impulso a la inclusión financiera

Bukele continuó señalando que bitcoin sería un impulso para las remesas y la inclusión económica, ya que más de dos tercios de los salvadoreños no tienen acceso a los servicios financieros tradicionales y dependen del dinero enviado por sus familiares que viven en el extranjero. En 2019, las entradas de remesas de ciudadanos radicados en el extranjero (principalmente en Estados Unidos) ascendieron a casi US$ 6.000 millones, alrededor de una quinta parte del PIB del país.

WhatsApp Image 2021-10-15 at 13.54.47.jpeg
Además de NGRAVE, la empresa belga de seguridad de activos digitales, Merre es el creador de la billetera digital ZERO.

Además de NGRAVE, la empresa belga de seguridad de activos digitales, Merre es el creador de la billetera digital ZERO.

Ahora, con el bitcoin designado como moneda de curso legal, de repente hay una alternativa rápida y barata para enviar dinero a familiares y amigos que no pueden acceder a cuentas bancarias o tarjetas de crédito. Según el Presidente, el bitcoin podría ahorrar a los ciudadanos US$ 400 millones al año en gastos de envío de remesas, unos 60 dólares por habitante.

Antes de que El Salvador anunciara que acumularía Sats -satoshis- en su balance del Tesoro y convertiría este activo en moneda de curso legal, las transferencias de remesas en BTC ya estaban aumentando a raíz de la pandemia del COVID-19. Los acontecimientos de 2020 aceleraron la necesidad de servicios de remesas digitales eficientes y rentables, y su adopción aumentó en toda América Latina, India, el sudeste asiático y África. Aunque el bitcoin lleva un tiempo asestando golpes a las empresas de envío de dinero heredadas, como Western Union y MoneyGram, fue el año pasado cuando declaró la guerra.

Al decidir utilizar una moneda que no puede ser controlada ni mal administrada por un banco central, el gobierno de El Salvador está resucitando principios económicos que han permanecido dormidos desde los días del patrón oro, cuando las naciones no podían inflar artificialmente su base monetaria imprimiendo papel ex nihilo. Mientras que los pros de tal movimiento son claros, los potenciales negativos son preocupantes: un economista cree que el país podría experimentar una salida constante de billetes verdes y una entrada constante de bitcoin, agotando las reservas de dólares del Tesoro de la nación.

Por supuesto, una apreciación en el precio del bitcoin podría hacer que esto no sea algo malo para el gobierno de El Salvador y, probablemente, haga que los ciudadanos se lo piensen dos veces antes de convertir el cripto en efectivo.

Criptomonedas y el próximo dominó en caer

Pase lo que pase, El Salvador siempre será conocido como el primer país en hacer del bitcoin una moneda de curso legal. Con toda probabilidad, no será el último: el Parlamento ucraniano adoptó recientemente una ley que legaliza y regula la criptodivisa y, según el profesor Vyacheslav Evgenyev, el país podría hacer que el Bitcoin tenga curso legal a principios de 2023, creando un "país de doble moneda" como El Salvador. Los rumores sugieren que el gobierno del presidente Volodymyr Zelensky también se ha reunido con sus homólogos de El Salvador para discutir la viabilidad de dicho plan.

En otros lugares, tanto Cuba como Panamá están sentando las bases para legalizar las transacciones de criptodivisas y es posible que se adopte bitcoin en su totalidad. La prohibición de Estados Unidos de enviar remesas a este país no frenará precisamente este proceso; los cubanos residentes en Estados Unidos no tienen otra opción que pagar hasta un 30% de comisión para enviar dinero a sus seres queridos en la isla.

La última palabra, por el momento, la tiene Nayib Bukele: "El sistema bitcoin es tan perfecto que creo que va a ser el futuro. Ya es el presente en muchas cosas, pero va a ser mucho más grande en el futuro".

*El autor es fundador y director ejecutivo de NGRAVE.

s