Qué pasó. La empresa suiza pagó más de 7.150 millones de dólares a la gigante norteamericana por los derechos para vender su café por todo el mundo fuera de sus cafeterías. Nestlé suma así a su cartera de productos cafeteros compuesta por Nescafé y Nespresso uno más de renombre, Starbucks.

Desde cuándo. Esta operación está prevista que se cierre a finales de 2018 tras recibir el visto bueno de los organismos reguladores y con ella Nestlé confía que el negocio contribuya positivamente a sus ingresos por acción y objetivos de crecimiento orgánico a partir de 2019.

Qué dice Starbucks. "Esta alianza cafetera global llevará la experiencia de Starbucks a millones de hogares de todo el mundo gracias al alcance y la reputación de Nestlé", apunta Kevin Johnson, el presidente y consejero delegado en un comunicado.

"Este acuerdo histórico es parte de nuestros esfuerzos por centrar y hacer evolucionar nuestro negocio, a fin de ajustarnos a las necesidades cambiantes de los consumidores", añade Starbucks.

Por qué es importante. El negocio de productos al consumo y el servicio de comida de Starbucks genera unas ventas anuales de 2.000 millones de dólares, según Nestlé.

Ahora las dos empresas trabajarán juntos en materia de innovación y para elaborar estrategias de comercialización. Así, la empresa con sede en Vevey asumirá unos 500 empleados de Starbucks para impulsar la actividad del negocio y la expansión global del mismo, pero las operaciones se desarrollarán como hasta ahora desde Seattle (EEUU).