Educación

En barrios populares, uno de cada cuatro estudiantes no pudo sostener la educación virtual en 2020

Entre los que no mantuvieron la cursada, 1 de cada 10 no pretendía retomar sus estudios el año siguiente, según una encuesta de Argentinos por la Educación.
por Ignacio Ferreiro | 23 de abril de 2021 - 10:39
Según explicó el Gobierno nacional

Según explicó el Gobierno nacional, el objetivo de la carta es que "se garantice la continuidad de la educación no presencial o en contexto virtual hasta el 30 de abril de 2021, quedando suspendidas hasta esa fecha las clases presenciales".

Cuando el coronavirus ingresó al país y el Gobierno nacional optó por establecer una rígida cuarentena, las escuelas del país cerraron y se dispuso una escolaridad virtual. Durante dicha interrupción de clases presenciales, 27% de los estudiantes de primaria de barrios populares abandonó la escuela en algún momento del año. De estos alumnos, el 9,1% afirmó que no pretendía retomar sus estudios en el ciclo 2021, según un relevamiento realizado por el Observatorio Argentinos por la Educación a 78 familias de barrios populares con estudiantes de nivel primario entre sus integrantes.

Embed

El documento sostiene que, a pesar de la asistencia alimentaria y el esfuerzo de los docentes y la organizaciones sociales, no se logra contrarrestar el riesgo de la discontinuidad escolar con la interrupción de la presencialidad en la escuela.

Entre los sectores más vulnerables de la sociedad, la escuela no solo cumple una función educativa o de educación, sino que muchas veces también asiste a las familias en términos materiales. De hecho, el 84,4% de las escuelas a las que asisten estos estudiantes brindan algún tipo de alimento, ya sea desayuno, almuerzo o merienda. Durante la interrupción de la presencialidad escolar en 2020, el 43,3% de los estudiantes vieron interrumpida la asistencia alimentaria.

Embed

En ese contexto, el informe indica que las organizaciones sociales cumplieron ese rol que dejó vacante la escuela en casi la mitad de los casos. El 40% de los alumnos recibió asistencia alimentaria de dichas organizaciones, según el análisis de Argentinos por la Educación. ¿Quiénes son esas organizaciones? Principalmente, asociaciones comunitarias y barriales (46,2%), seguidos de iglesias (15,4%), ONGs (15,4%), juntas vecinales (10,3%) e instituciones públicas (7,7%).

Embed

Sandra Ziegler, una de las autoras e investigadora de FLACSO, dijo: "el informe evidencia la necesidad de atender prioritariamente y procurar la presencialidad de los estudiantes de sectores vulnerables cada vez que resulte posible, dado que la discontinuidad tiene consecuencias severas y amenaza la escolarización en un tramo (el nivel primario) que se encuentra ampliamente extendido y consolidado en nuestro país”.

El informe se basa en un relevamiento realizado por vía telefónica de carácter exploratorio a 78 familias residentes en 71 barrios identificados en el Registro Nacional de Barrios Populares (RENABAP) y ubicados en diferentes regiones del país. Aunque la muestra no es representativa del universo de familias de barrios populares, los datos ofrecen una primera aproximación al impacto de la modalidad de educación a distancia en las trayectorias educativas de los estudiantes de nivel primario de sectores vulnerables.

Durante la suspensión de la presencialidad, un tercio de los alumnos de barrios populares mantuvo una comunicación diaria con la escuela y los docentes, mientras que el 22,4% tuvo contacto entre 3 y 4 días por semana, y un 8% de los estudiantes no tuvo contacto con su escuela. Estos datos, subraya el informe, son similares a los resultados de la Encuesta Nacional Escolar 2020, realizada a una muestra representativa a nivel nacional de escuelas estatales y privadas.

Educación a distancia. Educación. Chicos. escuela virtual. Estudiar desde casa.
La educación virtual tiene efectos más adversos en los sectores más vulnerables de la sociedad (Fuente: archivo).

La educación virtual tiene efectos más adversos en los sectores más vulnerables de la sociedad (Fuente: archivo).

Sandra Ziegler concluye: “Frente a condiciones relativamente semejantes de frecuencia de contacto escolar remoto y periodicidad de tareas escolares, y contando con el suministro alimentario y el complemento de la labor de las organizaciones barriales, en los contextos de mayor vulnerabilidad social no se logra contrarrestar el riesgo de discontinuidad escolar ante la interrupción de la asistencia regular a la escuela”.