Mica Viciconte respondió a los que critican su cuerpo: “Mi cuerpo es amado y adorado por la única persona cuya opinión importa: yo”

Mica Viciconte respondió a los que critican su cuerpo: “Mi cuerpo es amado y adorado por la única persona cuya opinión importa: yo”

Qué pasó. Micaela se cansó de las críticas, y siguiendo la corriente de Sofía Pachano, usó su Instagram para responder a la gente que la crítica y dar un mensaje a sus seguidores sobre aceptación personal.

 Embed      

"Durante mucho tiempo recibí comentarios sobre mi cuerpo. Que si era gorda, flaca, masculina, fuerte, débil. De ahí vinieron apodos como 'Vacaela', 'Tucán', 'Macho/hombre', que hasta ahora siguen estando. Pero son cosas a las que no le doy mucha importancia. Mi cuerpo es amado y adorado por la única persona cuya opinión importa: yo”.

 Embed      

Además, la ex participante de Combate y el Bailando por un sueño continúo: “Soy consciente del público que me sigue y de que tanto a ellos como a cualquier adolescente puede dolerle o afectarle ver ese tipo de comentarios. Es importante entender que el cuerpo perfecto no existe, ni va a existir. No hay que seguir estereotipos, ni tendencias, que a la larga nos terminan lastimando, enfermando a nosotros”.

 Embed      

Por último resaltó: “La perfección es muy subjetiva. La clave está en aceptarnos y valorarnos como somos. Junto a eso podemos llevar una vida sana, tener una buena alimentación, hacer ejercicio o deportes. Hacer cosas que nos hagan sentirnos bien por dentro y por fuera. De esa forma podemos mejorar muchos otros aspectos de nuestras vidas. (¡Ojo! Esto no quiere decir que no podemos darnos gustos o permitidos). Lo importante no es la estética, sino la salud. Es normal tener celulitis, estrías, varices, algún kilo de más. No es necesario operarse para verse bien, no se necesita cumplir con algo impuesto”.  

 Embed      

Hay que vivir la vida, divertirnos, amarnos y cuidamos a nosotros mismos. No dejar que nadie nos imponga cómo vivir. Cada uno en este mundo es único e irrepetible, si todos siguiéramos una 'receta' de cómo ser 'perfectos' seríamos todos iguales y seria aburrido",

s