icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
FÚTBOL

Boca nada en círculos viciosos y se ahoga en la orilla ante los grandes retos

Boca nada en círculos viciosos y se ahoga en la orilla ante los grandes retos
Santos desnudó las falencias de Boca.

Boca recibió un golpe mortal y las formas obligan al replanteo global. La goleada sufrida ante Santos plantea revisar por qué este plantel claudica ante los grandes retos. Si se insinuaba como un alivio que River quedara en el camino, esta noche colapsó un equipo sin personalidad.

Quedará de esta Libertadores para Boca la revancha frente a Racing en cuartos y el interrogante que disparó ese rendimiento: ¿fue por necesidad o convicción? La respuesta quedó de manifiesto en esta serie frente al equipo brasileño.

Los argumentos colectivos de Boca fueron tan insípidos que deterioraron el entusiasmo individual, ya que hubo niveles muy discretos de los jugadores de jerarquía. Villa, muchas veces el camino del equipo para acelerar, encontró barreras para hacerlo. Salvio, sin fe, perdió casi todos sus duelos y dio pie a varios ataques del adversario. Tevez no pudo sobrellevar el laberinto planteado por Santos. Y los centrales, muchas veces elogiados por su presunta solidez, quedan retratados en situaciones puntuales que les costaron muy caro.

Al fin de cuentas, el Boca que juega la Copa Maradona tiene más juego que este equipo de la Libertadores.

Otra vez Russo, como aquella vez Guillermo en Madrid, prescinde de la categoría de Cardona para este tipo de partidos. Tiene mejor prensa el esfuerzo que la claridad conceptual. Y así se impusieron en la formación Soldano, Capaldo y el Pulpo González en detrimento del colombiano.

Boca recicla a su plantel y cambia de técnico, pero comete los mismos errores. Se aferra un supuesto pragmatismo, pero desde octavos de final el equipo no hizo goles en 6 partidos. Y este dato desnuda la carencia ofensiva de un equipo que debiera tener mayores ambiciones.

La verdad es que en los últimos años a Boca le alcanza para superar rivales inferiores en calidad, pero se ahoga en la orilla ante los grandes retos. Y allí debe incluirse el complejo de inferioridad que siente cuando enfrenta a River. Desde ahí que los círculos viciosos lo llevan al mismo punto de conflicto.

Con efectos residuales de Madrid, con jugadores que llegaron luego pero también ingresan en el mismo túnel, con un emblema como Tevez que esta vez sí tuvo más pista que en las etapas anteriores y que terminó siendo el protagonista de los mejores momentos del equipo. Y hasta esas apariciones de Carlitos generaron la difusa sensación que Boca estaba más listo para estos desafíos.

Será un tiempo para que Riquelme diseñe el perfil de Boca que quiere, ha heredado gran parte del plantel y aquellos que llegaron (Cardona, Zambrano, Pulpo González), terminaron jugando poco y nada. Esta transición le alcanzó para ser campeón en marzo del año pasado. Pasó una pandemia y el equipo nunca pudo acentuar aquellas virtudes.

La peor de las derrotas para Boca. La que lo deja vacío de contenido, y sobre todo de espíritu. Sin alma, sin fútbol y con poco carácter para deshacerse de los prejuicios del pasado.

por Hugo Balassone
En esta nota:
SUBIR

Show

NWS

Poder