icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
FÚTBOL

Mientras ganan, Boca y River calientan motores probando para su gran objetivo: la Copa Libertadores

Mientras ganan, Boca y River calientan motores probando para su gran objetivo: la Copa Libertadores
Boca Juniors

Boca y River ganaron en esta fecha de la Copa de la Liga, pero sus producciones tienen vaivenes que merecen ser revisados en función de la evolución que ambos puedan tener cuando lleguen los choques trascendentes en la Libertadores. Sobre todo Boca, que anoche en Rosario aprovechó su partido frente a Newell’s para experimentar variantes que lo pueden hacer crecer.

La vuelta de Villa al equipo relegó a Soldano y le permitió a Tevez jugar de 9. Y para el lucimiento de Carlitos (goleador junto a Salvio de la era Russo con 10 tantos) no fue necesario, como tanto se remarca, que a su alrededor le generen espacios o “trabajen para él”.

Entre los secretos de este Boca demoledor se cuenta que en la primera charla entre Riquelme y Tevez a comienzos de año, el actual vicepresidente del club le recomendó al Apache jugar más cerca del área y que no se aleje tanto de la definición.

También el propio Carlos reconoció públicamente tras el triunfo que el mismo Miguel Russo le pide que no retroceda tanto. Esta revolución en la carrera de Tevez tiene un toque del oficio de Russo para gestionar a este tipo de figuras. Miguel le devolvió el orgullo que parecía golpeado en épocas anteriores donde ni siquiera jugaba.

Por supuesto que tiene tantas variantes a disposición que deberá tocar la tecla justa para lo que pretenda definir como estilo. Tal vez llegó la hora de ajustar la dupla de centrales. Establecer quién o cuántos mediocampistas acompañarán a Campuzano. Anoche quedó algo desajustada la ocupación del medio, y Boca después de mucho tiempo se vio dominado por el equipo rosarino hasta que pudo abrir el partido.

La incidencia de Cardona deberá ser compatible con la aceleración y la amplitud que tiene con Villa y Salvio. Este es un aspecto a descubrir en lo inmediato.

El River pandemial, tras la victoria con Central, detona algunos interrogantes que no habían aparecido hasta el comienzo de la Copa de la Liga. Parcialmente se habían insinuado durante los partidos de la Libertadores como aquel primer tiempo frente a la Liga de Quito.

Gallardo opta por un nuevo sistema con 3 atacantes con el que sorprendió al San Pablo en el Morumbí y ya lo afianzó como el diseño de esta parte del año.

Si bien el técnico de River prefiere hablar más de funciones que de esquemas, este formato lo que ha impedido al menos en los partidos frente a Banfield y Central es el movimiento en bloque que sus equipos solían tener.

El sábado Central, hasta la aparición decisiva de Nicolás De La Cruz, astutamente logró separar al medio del ataque impidiendo la habitual conjunción de River. Esto que se evidenció en la derrota con Banfield y se extiende en el triunfo del sábado son apenas llamadores. El técnico descubrirá si se trata al menos de un bajón de rendimientos muy importantes, o merecerá mayores correcciones en su postura.

A River lo rescató De La Cruz, nadie jugó y recuperó más que él en este River. Y también debió recurrir a Armani para grandes tapadas cuando el equipo tambaleaba.

El modelo de ataque sin Borré no le ofrece tanta eficacia en la presión alta y eso le da menos compensación a la zona media. Cuando los rendimientos individuales exponen sistema y funcionamiento colectivo las repercusiones son drásticas.

Tanto Boca, con un plantel de muchas variantes, y River buscando reencontrarse con su manera, calientan motores en el comienzo de la Copa de la Liga para buscar las alturas en América.

por Hugo Balassone
SUBIR

Show

NWS

Poder