icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
FÚTBOL

Incidentes River - Boca en la historia del fútbol argentino

Incidentes River - Boca en la historia del fútbol argentino
Incidentes River - Boca en la historia del fútbol argentino

La pasión muchas veces no lleva a buen puerto. La rivalidad en este caso parece no tener límites. ¿Cuáles son los incidentes River-Boca más recordados por los hinchas?

Malos arbitrajes, partidos robados, y una pasión que no tiene fin y que genera distintos tipos de reacciones en los hinchas. Los incidentes River-Boca son diversos y complejos a lo largo de la historia del fútbol.

Aunque para algunas personas sea un simple juego, el fútbol forma parte de la cultura de los argentinos como el asado, el fernet con coca y el mate, y genera una pasión inigualable en el país. Es un deporte que une y propicia el encuentro y la cercanía con familiares y amigos. Incluso en muchos llega a despertar sentimientos inexplicables al punto que un abrazo entre hinchas completamente desconocidos en la cancha se transforma en uno de los momentos más emotivos e inolvidables. Pero, de la misma manera esa pasión se transforma, en muchos casos, en una rivalidad y odio inexplicable hacia el otro, sobre todo en los superclásicos, provocando por ejemplo los incidentes River-Boca.

Durante un partido al hincha le brotan todos los sentimientos juntos: emoción, llanto, risas, ansiedad, sufrimiento, nervios, mal humor e ira. Un jugador puede pasar de ser un ídolo a un “pecho frío” que no se ponen la camiseta del equipo, y lo mismo ocurre con los dirigentes. El odio siempre está presente, incluso en los famosos cánticos, sin importar el equipo, la cancha o el lugar en donde se juegue.

Los actos de violencia son moneda corriente en el país y la cancha no es la excepción. En este sentido, son largos e innumerables los acontecimientos ocurridos entre las dos hinchadas más grandes del país y reconocidas mundialmente.

Pero, haciendo un breve recorrido y resumen histórico de dos de los grandes clubes argentinos lo primero que se viene a la mente es la tragedia de la “Puerta 12”. Este año se cumplió el 52° aniversario de la mayor catástrofe de la historia del fútbol argentino acontecida el 23 de junio de 1968 en un partido por el entonces torneo Metropolitano entre River Plate y Boca Juniors, que terminó 0 a 0. Al finalizar el partido, en dicha puerta del Estadio Antonio Vespucio Liberti, que facilitaba la salida de los bosteros, se produjo una avalancha y la presión de los mismos hinchas por salir causó la muerte de 71 personas y 113 heridos. Las causas del hecho fueron poco claras: algunos dijeron que la puerta se encontraba cerrada, otros que los molinetes continuaban puestos e incluso hubo sospechas del accionar de la policía. El hecho pareció ser olvidado por ambos clubes. En 2018 el club Boca Juniors pidió disculpas y prometió homenajear a las víctimas. Actualmente la salida se llama “Puerta L”.

Años más tarde, más precisamente el 30 de abril de 1994, el fútbol volvió a mancharse. Tras disputarse la sexta fecha del Torneo Clausura en la que el equipo millonario venció 2 a 0 en La Bombonera, 15 miembros de la barra del conjunto de la Ribera, entonces liderada por José Barritta, alias El Abuelo, atacaron a balazos a aproximadamente 60 gallinas que se transportaban en un camión, que dejó el saldo de dos muertos. Por el hecho terminó en la cárcel la cúpula de la hinchada.

Otro episodio que quedó en la memoria de los hinchas ocurrió en Mar del Plata, el 26 de enero del 2002, mientras se jugaba un superclásico de verano donde Boca vencía al conjunto dirigido en aquel entonces por Ramón Díaz por 4 a 0. En ese momento, Los Borrachos del Tablón arrojaron elementos contundentes al campo de juego y el árbitro a cargo del encuentro Héctor Baldassi decidió la suspensión del partido. Ahí se desató una batalla campal entre las hinchadas y la Policía dispersó a los fanáticos con la utilización de gases lacrimógenos. El equipo azul y oro lo recuerda como “el día que River abandonó”.

Trece años más tarde, en el partido por los octavos de final de la Copa Libertadores 2015 jugado en La Boca, el querer ganar llevó una vez más a acciones injustificadas. El hincha Adrián Napolitano, reconocido después como “el Panadero”, arrojó gas pimienta a los jugadores millonarios cuando salían a la cancha de juego para disputar el segundo tiempo, afectando su visión y respiración. A partir de allí fueron minutos de gran incertidumbre hasta que el encargado de impartir justicia, Darío Herrera, decidió suspender el partido. Días más tarde la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) falló a favor de River Plate, clasificando éste a los cuartos de final. El encuentro fue recordado como “la noche del gas pimienta”.

El último incidente se remonta al año 2018, en la final de la Copa Libertadores jugada en el Monumental. El partido de ida se había disputado en La Bombonera y los equipos igualaron 2-2. El 24 de noviembre, cuando se iba a jugar el partido de vuelta el plantel de Boca fue recibido por hinchas millonarios con piedrazos y varios jugadores y miembros del cuerpo técnico resultaron heridos. Las autoridades decidieron suspender el duelo para el otro día. Sin embargo, Daniel Angelici, a cargo de Boca, decidió no presentarse al encuentro e iniciar acciones legales ante la Conmebol, la FIFA y finalmente al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS). La final se jugó el 9 de diciembre del mismo año en Madrid resultando el equipo de La Banda ganador. Finalmente, el TAS reconoció una culpabilidad parcial por parte de River Plate, determinando que el equipo disputara dos encuentros de la Libertadores a puertas cerradas.

En esta nota:
SUBIR

Show

NWS

Poder