icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
FÚTBOL

Sin siquiera proponérselo, Boca es finalista de la Copa Maradona y llega a Brasil con todo para ser finalista de la Libertadores

Sin siquiera proponérselo, Boca es finalista de la Copa Maradona y llega a Brasil con todo para ser finalista de la Libertadores
Argentinos-Boca

Boca es finalista de la Copa Maradona sin proponérselo demasiado, ya que la prioridad es conseguir la ansiada séptima Libertadores. Y va hacia la aventura de cerrar un verano inolvidable.

Anoche en La Paternal se jugó bajo la impronta de Cardona. Es contracultural y hasta maravilloso que con el frenesí que se juega nuestro fútbol haya espacio para el talento del colombiano.

También es cierto que en partidos de trompetas y tambores, la cadencia de Cardona es marginada por los entrenadores que necesitan correrlo de las líneas de conflicto y allí es cuando el equipo pasa a ignorar su presencia y el juego de Edwin se termina diluyendo.

En la previa del choque en Villa Belmiro, y luego de la neutralidad que vimos en La Bombonera, varios jugaron para estar en el equipo de gala. Cuando al equipo carece de pase se piensa en Cardona, cuando al equipo le falta gol piensa en Wanchope. En la definición del segundo gol de Boca se observa el repertorio de Abila para resolver. Y las ganas que debe tener Miguel para mandarlo a la cancha en Brasil.

Hasta Mauro Zarate (llevaba 13 partidos sin marcar), con gol y buen nivel, se ofrece como una alternativa para abrir algún atajo si el juego se vuelve espeso.

Lo que ha conseguido Russo con este equipo finalista de la Copa Maradona son opciones para el armado del equipo de la Copa, que tampoco es inalterable. En el medio si se establece la vuelta de Campuzano debe determinarse si lo acompaña Pulpo González o Capaldo. Y no creo que vaya más allá en las variantes para Brasil.

Pero definitivamente, queda la sensación que a muchos de los que juegan en la Copa Libertadores no les sobra nada en relación a los que brillaron en Paternal.

Su juego tiene vaivenes y hasta baches muy pronunciados. River con sus caídas no acrecienta el morbo. Santos no es un rival que pareciera de temer. Redujo la asimetría de niveles que había entre titulares y suplentes cuando arrancó la Copa Maradona. Cambió la energía y dispone a su favor de los golpes de suerte (la noche con Inter presagiaba tragedia en ciernes).

Con todos esos apuntes en la libreta y con la calma de aquellos navegantes sabios que parecieran imperturbables ante las tormentas. Ni brote de coronavirus, ni renovación conflictiva de Tévez, ni el caso Villa, ni la partida de Pol Fernández sacaron de su eje a Russo, que ahora debe elegir los mejores tripulantes para volver a conquistar América.

por Hugo Balassone
SUBIR

Show

NWS

Poder