Papelón con la fallida declaración de Timerman en el juicio por el Memorándum con Irán
ComodoroPy

Papelón con la fallida declaración de Timerman en el juicio por el Memorándum con Irán

Qué pasó. El Tribunal Oral Federal 8, que llevará adelante el juicio oral por la denuncia que hizo Alberto Nisman antes de morir, pensaba tomar esta mañana declaración indagatoria, en forma anticipada y por videoconferencia, al ex canciller Héctor Timerman, aquejado por graves problemas de salud, pero la audiencia se tuvo que suspender porque no habían llevado micrófono ambiental y ni jueces ni abogados podían escuchar lo que decía.

El insólito incidente se convirtió en el papelón del día de los tribunales de Retiro, en el último día de actividad antes de la feria judicial de invierno, y en una de las causas que más atención internacional demandan.

“El juicio más importante del país y ni un micrófono llevaron”, se quejaba ante A24.com una de las abogadas que participó de la audiencia.

El tema llevó incluso a una nueva guerra abierta entre los tribunales y el Consejo de la Magistratura.

Ante las limitaciones y la demanda del propio Timerman en declarar, los jueces Gabriela López Iñíguez y José Michilini –Fernando Tasara estaba de licencia- resolvieron levantar la audiencia y apersonarse a las 13.30 en la casa de Timerman, con los defensores y la fiscalía, para que el ex canciller pueda declarar.

Los abogados de las otras partes, que ya sabían que no iban a poder hacer preguntas, escucharán todo –si pueden- desde la sala de juicio de Comodoro Py. 

Detalles. Todo estaba previsto para que empezara a las 9.30. Se trataba de una audiencia por demás especial. El juicio aún no empezó pero Timerman teme no llegar en condiciones para cuando arranque y por eso su defensa reclamó declarar en forma anticipada.

Con trasmisión en vivo por el Centro de Información Judicial, casi una hora después y desde la Sala B ubicada en la planta baja, la jueza López Iñiguez arrancó a las 10.25 la audiencia. Por la sala había pasado -aunque no se quedó- el piquetero Luis D’Elía, uno de los acusados en este caso que estuvo preso por esta causa entre diciembre y marzo pasados.

Desde su casa, Timerman esperaba acompañado por una de sus abogadas, Graciana Peñafort, una funcionaria judicial y el equipo técnico. Sentado en el living, con anteojos y una camisa azul, comenzó a responder las preguntas de rigor sobre su nombre, su edad y su profesión, pero se notaba que el sonido salía “empastado”.

Encima el imputado aclaró que tenía problemas respiratorios. Se oía poco, tuvo que repetir y hasta la jueza le pidió un esfuerzo porque “justo pasó un avión por aquí y no se oyó”.

El ex canciller quiso seguir hablando, pero el defensor Alejandro Rua -desde la sala- pidió acercarle un micrófono de mano. A la jueza le pareció una buena idea, pero el técnico se excusó: “En el pedido que tenemos no figuraba micrófono ambiental”.

Aunque de buenos modales, se notó la furia de la jueza. "Resuelvanlo", ordenó y suspendió la audiencia diez minutos. Volvieron e intentaron continuar, pero seguía sin oírse. "Me parece que tenemos parar", dijo y la jueza coincidió: "de esta forma no se puede celebrar el acto”.

El propio Timerman, desde su casa, quiso intervenir: “yo lamento pero es día a día. Estoy haciendo todo lo posible”.

A las 13.30, los jueces irán a la casa y los abogados seguirán el trámite desde tribunales, aunque sin poder preguntar. Todos esperan que este escándalo no se repita.