Crisis Internacional

Cómo es la nueva Rusia "de posguerra": sin empresas, sin Netflix, aislada y casi sin mercado internacional

Las sanciones económicas conviven con los cuatro meses de una guerra sin final a la vista. La economía de Rusia se adapta pero el riesgo de un colapso se mantiene.
Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
La economía rusa

La economía rusa, afectada por la guerra y las sanciones de occidente,¿se desmorona? (Foto: Archivo)

"Rusia no podrá hacer dinero de Occidente y no podrá negociar su deuda en nuestros mercados o en mercados europeos", dijo Joe Biden el pasado 22 de febrero. Apenas dos días antes del inicio de la invasión dispuesta por Vladimir Putin a Ucrania.

Las sanciones económicas llevan tanto tiempo como la guerra: casi cuatro meses. Las advertencias de un crack financiero para Moscú se renovaron, pero aún no han sucedido. Sin embargo, la prolongación de la guerra - y las sanciones - prevén unas temperaturas calientes para la economía rusa una vez que pase el verano en el hemisferio norte.

calles de mariupol.jpg
La guerra se prolonga y tiene un gran costo económico para Rusia (Foto: Archivo)

La guerra se prolonga y tiene un gran costo económico para Rusia (Foto: Archivo)

¿Aislada y dañada severamente en la economía?

Los analistas económicos aseguran que Rusia se encamina inexorablemente, hacia una economía maltrecha por la prolongación de la guerra. Si las sanciones se renuevan - incluso pueden aumentar - tal vez quede relegada de Occidente y sólo pueda subsistir gracias a una dependencia de China en los próximos años.

Si el objetivo de invadir Ucrania fue recuperar los "aires propios" de la Rusia imperial, el objetivo parece bien diferente. Aunque logre una victoria que a estas alturas sólo parece basarse en una posible partición del territorio oriental de Ucrania.

El costo económico puede ser tal para Rusia que su economía quedará muy debilitada. Finalmente, el Producto Bruto Interno (PBI) ruso no es mucho más grande que el de Brasil. Una desproporción infinita frente a la suma del poderío económico de los Estados Unidos y la Unión Europea. (El poderío nuclear no cuenta, porque si se usara, no habría vencedores).

supermercado ruso.jpg
Los supermercados rusos no están desabastecidos pero no tienen artículos importados por las sanciones, pese a tener una economía capitalista (Foto: Archivo)

Los supermercados rusos no están desabastecidos pero no tienen artículos importados por las sanciones, pese a tener una economía capitalista (Foto: Archivo)

La guerra sigue y la economía rusa se desangra

Si el conflicto se extiende, luego del verano pueden llegar tiempos más que difíciles para la economía del Kremlin. Por ejemplo, aislada del sistema Swift (el acceso al dólar y el euro para las transacciones internacionales es nulo), sólo le queda recibir dinero de los países que aceptan pagar directamente en rublos. No son ni la mayoría ni mucho menos, los países con mayor capacidad de importaciones y pago.

AUTO LADA.jpg
El LADA

El LADA "antiboicot" sale al mercado sin airbags y otros mecanismos de seguridad en la conducción (Foto: Gentileza BBC)

Sustitución de importaciones...¿hasta cuándo?

Las sanciones occidentales obligaron a Rusia a una suerte del "vivir con lo nuestro". Proceso muy complejo por la salida de la pandemia que, por ejemplo, sigue teniendo dificultades para la provisión de insumos - los chips - por citar algo clave, que China no consigue aportar como antes al mercado mundial.

Veamos un ejemplo: Rusia acaba de lanzar un modelo de LADA - el vehículo emblemático que sigue desde los tiempos de la URSS - definido como el "auto antibloqueo internacional". Pero la necesidad de adaptarlo a la crisis hace que salga de fábrica sin "airbags", ni sistema antibloqueo de frenos, ni Control Electrónico de Estabilidad ni pretensores en los cinturones de seguridad que hoy trae cualquier auto común de calle en todo el mundo.

Pese a todo, Rusia tiene una economía capitalista. ¿Quién se arriesgará en comprar un auto 0 km modelo 2022 con esas deficiencias en seguridad?

El presidente Vladimir Putin insiste en que Rusia seguirá formando parte de la cadena económica mundial, pero su aislamiento podría disparar sus aranceles al nivel de los de Corea del Norte. Un paria global.

“El período de las reservas se ha terminado”

Así opinan los propios economistas rusos. La guerra debe terminar y permitir que Rusia comienza a salir de las sanciones internacionales. Por ahora, el petróleo sigue siendo la principal fuente de ingresos de divisas. Pero si la invasión continúa, Estados Unidos y la Unión Europea preparan más sanciones.

El golpe de gracia puede ser que finalmente los países árabes puedan proveer el gas y el petróleo que Rusia aporta a la Unión Europea. Eso, sería catastrófico para los números de la economía de la Federación Rusa.

Esto tendrá un efecto inmediato: la progresiva desindustrialización que irá mermando poco a poco sus niveles de riqueza y empleo para los rusos.

Rusia es ahora el país con mayores sanciones y restricciones en el mundo. Más de 10.000 pesan sobre empresas o personas. Más de 7.500 se implementaron en los últimos cuatro meses. (El inicio de la invasión a Ucrania).

fmi e inflacion rusa.jpg
El FMI da para 2022 una inflación de más del 21% para Rusia y del 14,3% en 2023 (Foto: FMI)

El FMI da para 2022 una inflación de más del 21% para Rusia y del 14,3% en 2023 (Foto: FMI)

¿Por qué Rusia resiste todavía?

Para algunos analistas internacionales, si las sanciones se hubiesen tomado todas juntas en un solo momento, Rusia ya no podría continuar ni con la guerra ni con su economía.

Pero el país de Vladimir Putin viene lidiando con trabas desde 2014. Cuando tomó la decisión de arrebatarle Crimea a Ucrania. Es decir lleva 8 años adaptándose a restricciones que se encadenan.

Pero todo tiene un límite. Y para los expertos, la Federación Rusa está en ese umbral.

También logró financiamiento extraordinario mientras la Unión Europea no cortó de manera total el suministro de gas, petróleo y carbón. En los dos primeros meses de la guerra, a Moscú llegaron US$60.000 millones de dólares por exportaciones de combustible y energía. La Unión Europea fue responsable del 80% de ese envío de divisas frescas en plena guerra que condenan.

Un dato más: en los primeros cinco meses del año, su superávit en cuenta corriente fue un récord de 110.000 millones de dólares con los que puede seguir financiando la guerra y sostener la economía, claro que con las restricciones que se ejemplifican con el LADA.

tio vanya.jpg

"Tío Vanya", la cadena que intenta reemplazar a McDonald's en Rusia (Foto: cuenta de twitter)

Los especialistas creen que se avecina una recesión en Rusia

Se proyecta que se avecina una profunda recesión. En cuanto finalice el verano boreal. Para todo el 2022, se espera que la economía rusa se contraiga hasta en un 10%. Una caída superior a la que tuvo la economía rusa en plena pandemia.

Las góndolas de los supermercados en Moscú todavía están bastante llenos, pero carecen de artículos importados. De nuevo, en una economía capitalista con aperturas previas a la guerra.

Los centros comerciales son la primera muestra de la crisis que viene llegando: tienen menos clientes, menos opciones de productos y por supuesto, menos ventas.

Sumado a esto, el retiro de muchísimas empresas occidentales que levantaron todos sus locales y negocios en Rusia.

mc donald's en rusia.jpg
Moscú en 1993. Furor por la apertura del primer local de McDonald's  (Foto: Archivo)

Moscú en 1993. Furor por la apertura del primer local de McDonald's (Foto: Archivo)

El caso más emblemático es el de Mc Donald's. LLegó en 1993 como muestra de la "glasnost" ("apertura") de Mijail Gorbachov.

Ahora, cerró más de 900 locales en todo el país. Una empresa local intenta reabrir locales con una variante de las comidas rápidas a la rusa. Se llama Uncle Vanya’s (Tío Vania, en castellano) con una "B" del alfabeto cirílico acostada, de formas similares a los conocidos arcos dorados.

Rusia inevitablemente tendrá dos o tres años de una economía estancada. Rusia tendrá un nivel mucho más bajo de tecnología y eficiencia. La brecha con el resto del mundo se hará más grande. La economía de Rusia se quedará atrasada.

La pregunta es si eso durará 10 años y especialmente, qué puede pasar con su líder, Vladimir Putin que piensa estar en el poder hasta el años 2032.

Se habló de
s