Qatar 2022

De refugiados al Mundial Qatar 2022: la historia de dos hermanos que juegan en selecciones diferentes

Los padres de Iñaki y Nico Williams huyeron de Ghana, cruzaron el desierto a pie para llegar hasta España como refugiados. Ahora juegan el mundial de Qatar.
Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
Iñaki y Nico Williams son hermanos y jugarán el mundial de Qatar. Pero uno para Ghana y el otro para España (Foto: Cuenta de Twitter de Iñaki Williams)

Iñaki y Nico Williams son hermanos y jugarán el mundial de Qatar. Pero uno para Ghana y el otro para España (Foto: Cuenta de Twitter de Iñaki Williams)

" Nosotros no éramos conscientes de todo lo que pasaron hasta que siendo más mayores nos lo contaron. Ahora valoras más todo lo que hicieron por darnos a los dos una vida mejor". El relato es de Iñaki Williams. Tanto él, de 28 años, como su hermano Nico, de 20, jugarán el mundial de Qatar, pero para dos selecciones diferentes.

Su participación en la máxima competencia del fútbol se lo deben a sus padres, que arriesgaron su vida para llegar a España como refugiados desde Ghana, en busca de una vida mejor.

"Siempre les vamos a estar agradecidos. Hubo momentos de nuestra infancia que les echamos de menos, pero ahora entiendes que dieron todo lo que tuvieron para que Nico y yo tengamos este presente", comentó Iñaki en los momentos previos al inicio del mundial.

nico e Iñaki Williams.jpg
Los hermanos Nico e Iñaki Williams, del Athletic de Bilbao al mundial de Qatar, uno para España y otro para Ghana (Foto: Gentileza Hola)

Los hermanos Nico e Iñaki Williams, del Athletic de Bilbao al mundial de Qatar, uno para España y otro para Ghana (Foto: Gentileza Hola)

A pie, a través del desierto del Sahara

Los dos juegan en el Athletic de Bilbao en España, su país de nacimiento. Pero la historia de coraje y de valor de sus padres es lo que les permite vivir este sueño de jugar un mundial de fútbol.

María y Félix, sus padres, vivián en Ghana, en África. Pero querían un destino mejor para la familia que formaron al casarse. Entonces tomaron una decisión tan fundamental como peligrosa. Atravesaron a pie el desierto del Sahara. Hasta que llegaron a Melilla, uno de los enclaves españoles en ese continente.

Como tantas personas desesperadas, cruzaron la valla que separa esa porción de España rodeada por Marruecos y el Mediterráneo. Cuando se animaron a cruzar esa valla, María estaba embarazada de Iñaki. Todos los años, miles de personas intentan ese camino. Pocos lo consiguen: la mayoría es deportada desde la propia Melilla al territorio marroquí. Muchos mueren en el desierto o ahogados el intentar llegar por el mar.

María y Félix lograron que España los aceptara como refugiados y llegaron en esa condición al continente europeo. Allí comenzaría a escribirse el futuro de los dos hermanos Williams.

maría la madre de los hermanos Williams.jpg
María cruzó el desierto del Sahara para buscar una mejor vida en España. Sus dos hijos, hoy son estrellas en el mundial de Qatar (Foto: Gentileza Hola)

María cruzó el desierto del Sahara para buscar una mejor vida en España. Sus dos hijos, hoy son estrellas en el mundial de Qatar (Foto: Gentileza Hola)

Iñaki, el mayor, seleccionado para Ghana

El matrimonio de refugiados cruzó también toda España. Se establecieron en el norte, en los alrededores de Bilbao, en el país Vasco. Los acogió el padre Iñaki Mardones, de Caritas. Enseguida nació el primer hijo. Le pusieron Iñaki en homenaje al sacerdote que les dio una nueva vida.

"Mis padres me han inculcado siempre unos valores basados en la humildad, el respeto y el amor. Ellos me han enseñado la forma que tengo de afrontar la vida en esta lucha constante por seguir creciendo y trabajando para mejorar como persona y como profesional", relata Iñaki al recordar esas épocas. Comenzó a jugar al fútbol y lo ficharon para el Athletic de Bilbao. Allí juega junto a su hermano menor, Nico. Pero en Qatar estarán defendiendo la camiseta de dos países diferentes.

Iñaki pudo viajar a Ghana, el país natal de sus padres. Allí comprendió todo el sacrificio que hicieron cuando decidieron emigrar como refugiados. Pero tuvo una charla reveladora con su abuelo.

el abuelo de los hermanos Williams.jpg
El abuelo de los hermanos Williams le pidió a Iñaki que jugara para el seleccionado de Ghana (Foto: Gentileza Hola)

El abuelo de los hermanos Williams le pidió a Iñaki que jugara para el seleccionado de Ghana (Foto: Gentileza Hola)

Él vive en Ghana y tiene 90 años. Le pidió al nieto mayor, que sería un sueño hecho realidad verlo jugar con la camiseta de los "black stars", como se llama al seleccionado de Ghana por la gran estrella negra en su uniforme. Iñaki no dudó y aceptó de inmediato cuando el técnico del país africano lo convocó

Nico Williams, el menor, también en el mundial pero para España

Nico tiene apenas 20 años, es una promesa del fútbol vasco del Bilbao. Su hermano Iñaki, 8 años mayor que él, fue como un segundo padres y su guía en el mundo del fútbol. Ahora juegan juntos en la primera del Athletic. Luis Enrique, el entrenador español puso sus ojos en él. La convocatoria ampliada a 26 jugadores fue de gran ayuda. Lo llamaron a jugar el mundial, pero defendiendo los colores de España, su país de nacimiento. También Nico aceptó de inmediato.

Iñaki y nico en su infancia.jpg
Iñaki tiene en brazos a su pequeño hermano Nico. Hoy los dos juegan en el mundial de Qatar. Uno para Ghana y otro para España (Foto: Gentileza Hola)

Iñaki tiene en brazos a su pequeño hermano Nico. Hoy los dos juegan en el mundial de Qatar. Uno para Ghana y otro para España (Foto: Gentileza Hola)

¿Los dos a la final?

Iñaki juega con Ghana en el grupo "H", junto a Portugal, Uruguay y Corea del Sur. Una de las zonas más difíciles. Nico con España estará en el grupo "E", junto a Costa Rica, Alemania y Japón.

Si uno sale primero y el otro segundo (no importa el orden) , Ghana y España se cruzarán en cuartos de final. Pero si ambas selecciones ganan sus grupos, entonces la familia Williams tendrá una emoción muy difícil de contener. Iñaki y Nico estarían frente a frente...en la final de la Copa del Mundo.

Cuando le dieron la noticia a su madre María, lloró de emoción. El esfuerzo de atravesar todo el desierto junto a su esposo Félix tiene una feliz recompensa.

"Nadie se podía imaginar que esto nos pudiera pasar. Es una feliz historia para todos", dice un ansioso Nico, esperando cruzarse en una cancha de Qatar con su hermano Iñaki.

s