Internacional

Eutanasia: Suiza presentó "Sarco", la primera máquina para el suicidio asistido, ¿cómo funciona?

El país europeo dio el visto bueno para la utilización de un dispositivo que produzca la muerte con consentimiento de paciente de forma rápida e indolora.
Suiza presentó Sarco

Suiza presentó "Sarco", la primera máquina para el suicidio asistido, ¿cómo funciona?

Mientras en nuestro país aparecen los primeros proyectos de ley sobre la eutanasia, en Suiza es una regulación que ya existe hace casi 100 años. Ahora, este país aprobó el prototipo de "Sarco", una maquina que causa que el paciente se duerma y tenga una muerte sin dolor por inhalación de nitrógeno.

El sistema, fue creado hace años por Philip Nitshke, físico y humanista australiano que lleva años luchando por el derecho a la eutanasia y que ha sido calificado como 'el Elon Musk del suicidio asistido'. El procedimiento lo activa el mismo paciente desde dentro del dispositivo, que cuenta con un botón o con un sensor de pestañeos por si la persona tiene algún impedimento motriz.

Cabe destacar que Suiza es uno de los países en el mundo en el que está permitido la eutanasia o el suicidio asistido. En ese país, unas 1300 personas murieron a través del suicidio asistido que proveen Exit International y otra organización llamada "Dignitas". Hasta el momento, el método utilizado es el de la ingestión de pentobarbital sódico líquido.

sarco suiza.jpg

¿Cómo funciona Sarco, la cápsula de suicidio asistido?

El creador de la cápsula de suicidio asistido explica que Sarco tiene la forma de un ataúd con paneles, la cual está sobre una plataforma elevada que genera un poco de inclinación.

Sarco es una cápsula impresa en 3-D que es activada desde el interior de ésta por la persona que tiene la intención de morir. La máquina puede remolcarse a cualquier sitio donde se elija morir. Puede ser tanto al aire libre como en las instalaciones de una organización dedicada a la muerte asistida.

La persona entra en la cápsula y se recuesta en ella. Luego, Sacro le hará una serie de preguntas y cuando ya las haya respondido, entonces ahí se podrá presionar un botón desde el interior de la cápsula que activará el mecanismo.

sarco.jpg

La cápsula está instalada sobre un equipo que inundará el interior con nitrógeno, reduciendo rápidamente el nivel de oxígeno del 21% al 1% en un proceso que dura aproximadamente 30 segundos. La persona se sentirá un poco desorientada y también, posiblemente, un poco eufórica antes de perder el conocimiento. La muerte se producirá por hipoxia e hipocapnia, es decir, por la privación de oxígeno y dióxido de carbono, respectivamente. No hay pánico ni sensación de asfixia.

sarco suiza.jpg

En una entrevista con SWI swissinfo.ch, Philip Nitshke consideró que todavía le gustaría añadir funciones tales como la comunicación entre el interior y el exterior, que el consentimiento del paciente quede grabado y que no se necesite a un doctor para que supervisar el proceso.

Por el momento, Exit se encuentra produciendo el tercer prototipo de Sarco y espera que este sea el que se empiece a utilizar en Suiza. "A menos que surgieran dificultades imprevistas, esperamos que Sarco esté disponible a partir de 2022" declaró Nitschke.

Se habló de
s