Triste adiós

Murió Paul Alexander, el hombre que vivió más de 70 años en un pulmón de acero

Paul Alexander sobrevivió a la poliomielitis cuando era pequeño, y tras ello vivió más de siete décadas dentro de un pulmón de acero. Su muerte conmovió al mundo y su vida aún más.

Murió Paul Alexander

Murió Paul Alexander, el hombre que vivió más de 70 años en un pulmón de acero (Foto: archivo)

Paul Alexander, el hombre que vivió más de 70 años en un “pulmón de acero”, murió este lunes 11 de marzo a los 78 años. La noticia fue dada a conocer por Christopher Ulmer, activista por los derechos de los discapacitados, quien estuvo en contacto con él los últimos años.

Paul Richard Alexander nació el 30 de enero de 1946 y creció en Dallas, Texas, donde enfrentó uno de los desafíos más difíciles: a los seis años contrajo poliomielitis, una enfermedad que lo dejó paralizado del cuello hasta los pies, por lo que no podía respirar por sí mismo y tuvo que depender del pulmón de acero para hacerlo.

A pesar de estos desafíos, Paul Alexander no permitió que su condición definiera su vida. Demostró una capacidad extraordinaria para adaptarse y superar obstáculos.

Fue pionero en la educación a distancia antes de que fuera común, graduándose de la secundaria y posteriormente al obtener una licenciatura en Derecho de la Universidad de Texas en Austin.

Escribió su libro "Three Minutes for a Dog: My Life in an Iron Lung" ("Tres minutos para un perro: mi vida en un pulmón de hierro"), que fue publicado en el 2020 después de que pasara 5 años tratando de escribirlo.

Paul Alexander escribió cada palabra con un bolígrafo sujeto a un palo que sostenía con la boca o dictándolas a un amigo.

image.png
El tanque de acero tenía la función de suplir los pulmones de este hombre, por lo que incorporaba un enorme ventilador que creaba un vacío al interior. (Foto: Facebook)

El tanque de acero tenía la función de suplir los pulmones de este hombre, por lo que incorporaba un enorme ventilador que creaba un vacío al interior. (Foto: Facebook)

La enfermedad que marcó a Paul Alexander

La poliomielitis, una enfermedad que asoló a miles durante el siglo XX, ataca el sistema nervioso central y puede causar parálisis. En el caso de Paul Alexander, lo dejó paralizado desde el cuello para abajo a una edad muy temprana.

Durante la epidemia de polio de principios de los años 50, muchos niños en Dallas, incluido Paul Alexander, fueron ingresados en el Hospital Parkland, donde los trataron en una sala llena de pulmones de acero.

A pesar de casi perder la vida en el hospital, la rápida acción de un médico que lo colocó en un pulmón de acero salvó a Paul Alexander. Con el tiempo, aprendió a usar la respiración glosoparíngea, lo que le permitió salir del pulmón de acero durante períodos cada vez más largos.

Esta técnica y su increíble determinación le permitieron vivir una vida plena, a pesar de las limitaciones impuestas por su enfermedad.

image.png
Una vida entera dentro de una cápsula. (Foto: archivo)

Una vida entera dentro de una cápsula. (Foto: archivo)

Cómo funcionaba el artefacto que lo mantenía vivo

El tanque de acero tenía la función de suplir los pulmones de este hombre, por lo que incorporaba un enorme ventilador que creaba un vacío al interior.

De esta forma, el dispositivo generaba un flujo de oxígeno a los pulmones del paciente ya que su sistema nervioso y respiratorio fueron destruidos por el virus del polio.

El tanque es conocido como un ventilador de presión negativa debido a creaba artificialmente la respiración ejerciendo una presión sobre los pulmones para que se expandan y contraigan.

Este respirador era usado por solo unas semanas pero algunos pacientes como Paul lograron vivir durante décadas con este dispositivo.

Los avances científicos han permitido mejorar estos sistemas con ventiladores mucho más modernos y eficientes, como los que se usaron durante la pandemia del COVID-19.

Sin embargo, Paul Alexander vivió más de 70 años conectado a este respirador desde el cuello hasta los pies.

El día que Paul Alexander se negó a cambiar su pulmón de hierro

En algún momento los médicos le plantearon la opción a Paul de hacer un cambio de ventilador para facilitar su condición de vida.

Pero este hombre de 78 años se negó a cambiar su respirador por uno más moderno debido a que ya está acostumbrado a vivir dentro de este tanque.

Paul dice que no quiere enfrentarse a una cirugía en la que tengan que abrirle un nuevo agujero en su garganta.

Durante todos estos años, aprendió a vivir en este tanque y a respirar por un breve tiempo por fuera de este dispositivo.

De esta forma, este hombre decidió pasar la última etapa de su vida dentro de este tanque pero abrió cuentas en redes sociales para contar la forma como ha sobrevivido contra todo pronóstico.

Finalmente, Paul Alexander murió el 11 de febrero luego de contraer COVID-19, por lo que tuvo que ser hospitalizado pero su condición se terminó deteriorando.

Se habló de