Internacional

Una mujer asesinó con agua hirviendo a su esposo al enterarse que abusaba de sus hijos

Ocurrió en Cheschire, Reino Unido. Corinna Smith, de 59 años, fue declarada culpable de asesinato.
Una mujer mato a su esposo tirándole caramelo hirviendo cuando sus hijos confesaron que el hombre los había violado cuando eran pequeños.

Una mujer mato a su esposo tirándole caramelo hirviendo cuando sus hijos confesaron que el hombre los había violado cuando eran pequeños.

En las últimas horas, Corinna Smith, de 59 años, fue declarada culpable del asesinato de su esposo en su casa de Wirral, Cheshire, en Reino Unido. La mujer lo mató tirándole caramelo hirviendo cuando sus hijos confesaron que el hombre los había violado cuando eran pequeños.

Aunque los hechos ocurrieron el 14 de julio del 2020, el juicio se celebró hace dos semanas y la noticia trascendió en las últimas horas.

Según las autoridades, la mujer había lanzado el líquido sobre Michael Bines, el hombre de 80 años de edad, causándole quemaduras en un tercio de su cuerpo. Tras un mes hospitalizado, el hombre falleció por la gravedad de sus heridas. El azúcar "hizo que el líquido fuera más viscoso, espeso y pegajoso, de modo que se quedaba en la piel y causaba un daño mayor", dijeron los fiscales durante el juicio.

quemo vivo a su esposo.jpg

“Fue trasladado al Hospital Whiston en estado grave. Recibió tratamiento por sus heridas pero a pesar de los mejores esfuerzos del personal médico, murió un mes después, el martes 18 de agosto de 2020”, indicó la Policía.

Después del incidente, Smith fue acusada inicialmente de lesiones corporales graves; poco después de la muerte de su esposo, fue acusada de asesinato. El martes 15 de junio, un jurado la declaró culpable de asesinato tras un juicio de cinco días en el Tribunal de la Corona de Chester.

Smith cumplirá un mínimo de 12 años en la cárcel antes de que pueda ser considerada para obtener libertad condicional. El hecho de que no había denuncias previas sobre los presuntos abusos de Baines hacia sus hijos determinaron que Smith no pudiera probar sus dichos.

La Justicia pudo comprobar que la mujer tardó 13 minutos en hervir el agua para quemar a su marido, lo que demuestra el plan premeditado.

"Tirar agua hirviendo sobre alguien cuando está dormido es absolutamente horrible. También mezclar tres bolsas de azúcar con el agua demostró la determinación que tenía de causar un daño grave" explicó el policía Paul Hughes, de la Policía Criminal de Cheshire.

s