Netflix: Datos y curiosidades de Breaking Bad

Una de las mejores series jamás emitidas fue Breaking Bad y acá tenés algunos datos curiosos sobre la super obra de Vince Gilligan que está en Netflix.
02 de abr de 2021 - 21:16
Breaking Bad está disponible con todas sus temporadas en Netflix.

Breaking Bad está disponible con todas sus temporadas en Netflix., 

Breaking Bad está catalogada como una de las mejores series jamás emitidas en el mundo. La historia de un profesor que se vuelve narcotraficante para pagar las cuentas ha atrapado a millones en el mundo. Netflix no dudó en comprar los derechos para emitirla y vaya que acertó.

La serie duró cinco temporadas y acá tenés algunos de los datos más relevantes de esta serie y sus personajes.

Vince Gilligan, creador de la serie, se enamoró de Brian Cranston cuando lo vió en un episodio de Expedientes X y supo que él era el hombre que sería protagonista de su serie.

Cuando se estrenó Breaking Bad la muerte de Jesse Pinkman iba a morir en el noveno capítulo de la primera temporada. Pero la huelga de escritores en 2007 le dió tiempo a Gilligan de pensar en el destino del personaje de Pinkman.

Existió un Walter White real. Un profesor de ciencias del estado de Texas, fabricó y vendió metanfetaminas en el instituto donde trabajaba. O Stephen Doran, un profesor de Boston con cáncer al que se descubrió traficando con metanfetamina el pasado mayo. Incluso existió un Walter White en la vida real, vendía anfetaminas y vivía en el estado de Alabama.

La casa de Walter White queda realmente en Nuevo México y pertenece a un matrimonio jubilado. Ninguna escena de Breaking Bad se grabó realmente dentro de la casa que es propiedad del matrimonio Padilla, una pareja de jubilados, sino que se grabaron escenas en los alrededores y en las afueras de la casa.

La muerte de Gus Fring estuvo a cargo del equipo de efectos especiales de The Walking Dead y fue basada en hechos reales. El personaje real se llamaba John Whitedale Parsons, un científico que tuvo un accidente y sobrevivió con la mitad de la cara destrozada durante varias horas antes de morir.

Breaking Bad no era una serie barata, precisamente. De hecho, cada capítulo tenía un precio de tres millones de dólares. ¿Elevado? Visto lo visto, una de las mejores inversiones de AMC ever.

Se habló de