Gambito de Dama ¿Es un remake de 'En busca de Bobby Fisher'?

La protagonista de esta exitosa serie de Netflix está inspirado en varios personajes de la vida real importantes en el mundo del ajedrez.
Netflix: Gambito de Dama ¿Es un remake de En busca de Bobby Fisher?

Netflix: Gambito de Dama ¿Es un remake de 'En busca de Bobby Fisher'?

"Gambito de Dama" es la miniserie más vista de Netflix, pues según un anuncio de la plataforma streaming, la producción fue vista en 62 millones de hogares aproximadamente. Lo que la convirtió en el lanzamiento más exitoso en su categoría, luego de mantenerse entre los contenidos más vistos durante varias semanas.

Aunque dé la sensación de que la serie está basada en hechos reales, lo cierto es que Elizabeth “Beth” Harmon no existió realmente, pero el autor de la novela, Walter Tevis, se inspiró en varias personas reales para su realización, que fue publicada en 1983.

De hecho, algunos portales indican que el personaje interpretado por Anya-Taylor Joy en Netflix, está inspirado en el prodigio adolescente del ajedrez Bobby Fischer. Este joven pasó de ser un héroe nacional a convertirse en una figura en desgracia que pasó incluso, algún tiempo en prisión, lo que terminó en convertirlo en un “loco”, viviendo aislado del mundo.

Asimismo, varios de los logros de Beth que se ven en “Gambito de Dama” son reflejos de las victorias de otros jugadores importantes de la época, como Boris Spassky, y Anatoly Karpov. Así como también se usaron muchas experiencias propias de Walter Tevis para construir la historia de la novela.

Sin embargo, las dos figuras a las que Beth Harmon se parece más son a Robert “Bobby” Fischer y, al mismo, Walter Tevis.

Robert “Bobby” Fischer es conocido por muchos como el jugador americano más importante de la historia y una de las figuras más enigmáticas del ajedrez.

¿Qué tienen en común Beth Harmon y Bobby Fischer?

De acuerdo con el portal The Diary of books, el personaje principal de la serie de Netflix tiene grandes similitudes con el adolescente prodigio. Entre las que destacan:

  • Ambos aprendieron ruso para cuando tuvieran que jugar ahí.
  • Ambos ganaron el título del campeonato estadounidense en 1967.
  • Ambos sufrieron de conflictos internos que afectaron sus carreras en el ajedrez, Beth con las drogas y el alcoholismo, y Fischer con su salud mental.
  • Ambos tenían dificultades para relacionarse socialmente con otros.