Cómo combatirla

¿Qué es la ansiedad de desempeño en el sexo?

Los pensamientos negativos a la hora del sexo pueden generar ansiedad que pone en peligro el placer de las personas.
La ansiedad de desempeño en el sexo afecta a hombres y mujeres. 

La ansiedad de desempeño en el sexo afecta a hombres y mujeres. 

Muchas personas, a la hora de tener un encuentro sexual, experimentan pensamientos que atentan contra su disfrute. “No le voy a gustar”, “Se está aburriendo”, “No voy a llegar al orgasmo”, son alguna de las frases que dispara la cabeza en el momento más inoportuno.

Según cuentan los profesionales, estos pensamientos que se presentan de manera sorpresiva e involuntaria dificultan el proceso de excitación de las personas. La atención, que debería estar puesta en el presente, se concentra en la ansiedad y eso genera una gran distracción que imposibilita o dificulta el disfrute.

El cerebro se pone en alerta ante una situación que parece estar fuera de control y hace sentir insatisfacción, ansiedad y angustia. Esta “alarma” corresponde a un mecanismo de supervivencia del ser humano que prepara al cuerpo para un ataque y la huida del mismo. Este proceso tiene otra consecuencia: apaga la función sexual. Por ese motivo, en un entorno que parece de amenaza, la respuesta sexual se inhibe. Caso contrario a lo que ocurre cuando la persona se encuentra en un ambiente seguro, en el cual la respuesta sexual se activa.

Estos pensamientos, que los sexólogos llaman “ansiedad de desempeño”, prenden esa alerta y dificultan una respuesta sexual satisfactoria. Incluso, puede ocurrir que estos pensamientos se presenten antes del encuentro ya que la ansiedad tiene “carácter preparatorio”. Además, puede responder a un miedo real o imaginario, sin diferenciar si se trata de uno u otro. Por ese motivo, los especialistas aconsejan prepararse a un encuentro con buena predisposición y confianza.

En el caso contrario, se genera un “círculo vicioso”, en el cual estos pensamientos ansiógenos aumentan la ansiedad, la respuesta sexual se inhibe, la excitación se dificulta y eso aumenta la ansiedad. Esto puede generar frustración en las personas, que en muchos casos dan por finalizado el encuentro sexual.

La licenciada Cecilia Ce, que es psicóloga, sexóloga y autora de varios libros, escribió para Infobae una serie de consejos que ayudan a combatir estos pensamientos ansiógenos y que permiten disfrutar de la sexualidad sin tantas exigencias.

Si bien cada persona es distinta y, en algunos casos se recomienda hacer terapia para poder solucionar estas dificultades, la licenciada Ce, compartió los siguientes consejos que son de utilidad:

  • Estar en el momento presente: llevar la atención a lo que sucede en ese momento conectando con los sentidos.
  • Prestar atención al placer de tu pareja sexual: ocuparse de concentrar la energía en satisfacer al otro, va a ayudar a correr el foco de la preocupación.
  • Comunicar: es probable que al otro le pase o le haya pasado lo mismo, o al menos pueda comprenderlo. Ponerlo en palabras puede ayudar a que la situación pierda el dramatismo que implica en la cabeza de cada uno.
  • Hablarse a uno mismo amablemente: no hay nada más sanador que el amor propio, para estar bien con otro, primero hay que quererse uno.
  • Correr el foco de lo genital: muchos de los pensamientos intrusivos tienen su raíz en la visión coitocentrista que las personas tienen del sexo y hay mucho por explorar más allá de lo genital.
Se habló de